1. Noticias
  2. Muere Fernando Arribas, histórico director de fotografía y ganador del Goya por ‘Divinas palabras’

Muere Fernando Arribas, histórico director de fotografía y ganador del Goya por ‘Divinas palabras’

Destacado operador de cámara de la Escuela de Cine junto a Luis Cuadrado, en sus más de 40 años de carrera trabajó con Olea, Grau, Picazo, Camus o Bigas Luna

Muere Fernando Arribas, histórico director de fotografía y ganador del Goya por 'Divinas palabras' 1

Fallece el director de fotografía español Fernando Arribas, histórico trabajador de la cámara en el cine español durante 40 años, también como operador. Ganador del Goya en 1988 por su dirección de fotografía por Divinas palabras (José Luis García Sánchez, 1987) trabajó en más de un centenar de películas españolas entre las que destacan también El palomo cojo (Jaime de Armiñán, 1995), La casa de Bernarda Alba (Mario Camus, 1987), Un hombre llamado Flor de Otoño (Pedro Olea, 1978) o Las crueles (Vicente Aranda, 1969).



La Academia de Cine española ha hecho pública la muerte de Fernando Arribas a los 80 años en Madrid. Su carrera en el cine empezó en los años 60, formando parte de la generación que salió de la segunda etapa de la Escuela de Cine (EOC), una de sus más prolíficas. Arribas fue uno más de unos estudiantes Erice, Camus, Olea, Martín Patino, Fons o Regueiro, con algunos de los cuales luego acabaría trabajando en la industria. Fue uno de los operadores de cámara más destacados de aquella época en la Escuela, trabajando codo con codo con el también afamado director de fotografía Luis Cuadrado (El espíritu de la colmena, Furtivos, Ana y los lobos…).

 

Fernando Arribas, del cine de género al Goya

Muere Fernando Arribas, histórico director de fotografía y ganador del Goya por 'Divinas palabras' 2

Fernando Arribas, recogiendo el Goya en 1987 por ‘Divinas palabras’

Arribas destacó pronto como operador en importantes películas españolas de mediados de los 60 como Ninette y un señor de Murcia (Fernando Fernán Gómez, 1965) o Nueve cartas a Berta (Basilio Martín Patino, 1966). Ya a finales de esa década también empieza a ocuparse también de la dirección de fotografía. De su época en los 70 cabe destacar su participación en distintas películas del cine de género de la época como Ceremonia sangrienta (Jorge Grau, 1973) o La cruz del diablo (John Gilling, 1975), pero sobre todo su colaboración con el director Pedro Olea en Tormento (1974), Pim, pam, pum…¡fuego! (1975), La Corea (1976) y Un hombre llamado Flor de Otoño (1978).

Los 80 son los de su consagración y reconocimiento como director de fotografía en el sector. Lo consiguió a través de dos adaptaciones literarias. Además de ocuparse de la miniserie televisiva Goya (José Ramón Larranz, 1985), Fernando Arribas compuso los azules de la fotografía de La casa de Bernarda Alba (Mario Camus, 1987) y, en ese mismo año, consiguió el Goya a la Mejor dirección de fotografía por su trabajo en Divinas palabras (José Luis García Sánchez, 1987).

Arribas no dejó de trabajar hasta 2005, año en el que se fecha su última película antes de su retiro: Las llaves de la independencia (Carlos Gil, 2005). Antes le dio tiempo a trabajar con Bigas Lunas (Las edades de Lulú, 1990), Jaime de Armiñán (El palomo cojo, 1995) o Oristrell (¿De qué se rién las mujeres?, 1997). Será recordado como uno de los históricos maestros del oficio, sabiéndose siempre adaptar a su historia y consiguiendo buenos resultados.

 

Arturo Tena (@artena_)

Menú