1. Noticias
  2. Muere el actor Quique San Francisco, el peculiar y eterno secundario

Muere el actor Quique San Francisco, el peculiar y eterno secundario

De familia de actores, fue uno de los secundarios más reconocibles del cine español de los 80 y 90

Muere el actor Quique San Francisco, el peculiar y eterno secundario 1

Fallece el actor y humorista Quique San Francisco a los 65 años de edad. Tras ser ingresado desde hace más de un mes por una neumonía bilateral, San Francisco finalmente dice adiós. Fue un actor de mucha actividad durante los años 70 y 80, en los que se convirtió en uno de los secundarios más peculiares y característicos del cine español. Los aficionados al cine le recordarán especialmente por películas como Navajeros (1980), Colegas (1982) o El pico (1983), todas del director Eloy de la Iglesia.



De familia de actores -a su padre no lo conoció hasta que tuvo 17 años-, Quique San Francisco empezó pronto en la interpretación con pequeños papeles infantiles y adolescentes en teatro, televisión y cine. Tras pasar por la Legión, se decidió definitivamente por continuar su carrera como actor, que estuvo marcada por su papel en dos capítulos de El pícaro, serie para TVE que realizó Fernando Fernán Gómez en 1975.

 

La colaboración con Eloy de la Iglesia y sus dos nominaciones a los Goya

Muere el actor Quique San Francisco, el peculiar y eterno secundario 2

Quique San Francisco en Navajeros (Eloy de la Iglesia, 1980)

Ya a finales de los 70 empezó a ser uno de los secundarios destacados del cine español en películas como Las truchas (Jose Luis Garcia Sánchez, 1978) o Sentados al borde de la mañana, con los pies colgando (Antonio José Betancor, 1978). Pero fue en la primera década de los 80 cuando su peculiar físico se terminó de volver popular. Gran parte gracias a su trabajo junto al director Eloy de la Iglesia, que lo convirtió en un secundario habitual de sus películas.

San Francisco colaboró con de la Iglesia hasta en cuatro ocasiones: en la fundacional Navajeros (1980), La mujer del ministro (1981), Colegas (1982) y El pico (1983), uno de los grandes éxitos comerciales de primera mitad de la década. Fue en esos años ‘quinquis’, en los que el propio San Francisco ha asegurado que se enganchó a la heroína, donde también firmó otro de sus papeles recordados: Maravillas (Manuel Gutiérrez Aragón, 1981).

Su carrera cinematográfica posterior, intercalada con series (Proceso a Mariana Pineda) y teatro, se distinguió por la consagración y por papeles para destacados directores de la época, entre los que destacan seguramente José Luis Cuerda e Imanol Uribe. Quique San Francisco estuvo presente en las comedias Amanece, que no es poco (1988) y Así en el cielo como en la tierra (1995), de Cuerda, y las televisivas La huella del crimen: El crimen del expreso de Andalucía (1991) y La mujer de tu vida: La mujer gafe (1994), de Uribe.

Sus mayores reconocimientos como actor son también de esa época de finales de los 80 y primera década de los 90, y los consiguió en películas de Manuel Iborra. En 1990 fue nominado al Goya como Mejor actor de reparto por El baile del pato (1989) y tres años más tarde por Orquesta Club Virgina (1992), ambas de Iborra, con el que volvería a colaborar en otro capítulo de La mujer de tu vida.

 

La vuelta a lo grande con Cuéntame

Muere el actor Quique San Francisco, el peculiar y eterno secundario 3

Imanol Arias y Quique San Francisco en ‘Cuéntame’

Tras colaborar en otras películas en los 90 -entre las que destaca París-Tombuctú (Luis García Berlanga, 1999)-, en los 2000 San Francisco se reinventó cómo cómico de stand-up. Fueron los años en los que se asentó como personaje televisivo habitual en distintos programas, algo que se reforzó cuando volvió a entrar por la puerta grande en la ficción gracias a su papel de Tinín en Cuéntame cómo pasó, la serie de mayor audiencia en España durante varios años.



Con una vida más que rocambolesca e identificado siempre con el exceso, Quique San Francisco fue paulatinamente abandonando su carrera interpretativa en ficción para centrarse más en distintas colaboraciones. En el cine y las series se le recordará como uno de los secundarios más especiales y distinguibles de los años 80 y 90 del cine español.

Menú