1. Críticas
  2. Mamá no enRedes: Tinder sin ligar

Mamá no enRedes: Tinder sin ligar

Una comedia de enredo que no pone mucha fe ni en sus líos ni en su capacidad cómica

mama-no-enredes-pelicula-critica-cine-con-n

En Mamá no enRedes Malena Alterio es Clara Ramos, una mujer recién divorciada que vive con sus dos hijos. Un día, los jóvenes descubren que su madre está quedando con hombres a través de una aplicación al estilo de Tinder, que en la película se llama Tilink. Alarmados ante lo que le pueda suceder, los hijos de Clara ponen en marcha distintos planes para sabotear los ligues que va teniendo su madre. Pronto la situación se les va de las manos a los tres.

Daniela Féjerman (A mi madre le gustan las mujeres, La adopción) dirige y escribe una comedia de enredo clásica que se actualiza con una de las vías al alza para encontrar amor y/o sexo en 2022: las aplicaciones para ligar. La película tiene como protagonista a una mujer que ya ha pasado los 40 y que busca esencialmente pasárselo bien después de que su marido la haya dejado por otra. Una necesidad vital que sus hijos quieren sabotear para protegerla de los «cazadores» de Internet.

Más allá de premisas difíciles de justificar que se pueden pasar por alto, en el estilo de comedia de Mamá no enRedes toda la carne tiene que estar en el asador de sus equívocos, líos y marañas derivadas. En la fuerza cómica de la situación, en la tensión de que se descubra el pastel de turno en la secuencia y la capacidad del guion para complicarlo todo cada vez más. Y aquí nada de eso está bien. Todo va pasando con un desinterés que la hace una película poco molesta, pero totalmente intrascedente.

Mamá no enredes a medias

Mamá no enRedes: Tinder sin ligar 1

La película de Féjerman lo acaba fiando todo a la «novedad» de partida (apps, una mujer de mediana edad como protagonista, las diferencias generacionales…), y se cree que con presentar ese planteamiento, con una cuidada animación inicial, es suficiente para mantenerte enganchado durante la más de hora y media de metraje. Pero la falta de convicción para retorcer todo esto -con alguna interpretación joven, digamos, poco afinada- la hace una experiencia que no se acerca a la diversión ligera y picante para el siglo XXI que pretende ser.

La película no termina de despendolarse lo suficiente para que el disparate de las situaciones tengan el vértigo y el riesgo que se les supone. El freno de mano está puesto aunque se vaya en bajada. Incluso cuando se quiere subir de tono, por ejemplo, a través del sexo, parece que hay cierto miedo a ir demasiado lejos, lo que desinfla las distintas situaciones que se plantean, que parecen desarrolladas solo a la mitad de su potencial y sin verdadera convicción. Hasta el desenlace parece haberse cogido por la vía del medio.

Sin fe

Mamá no enRedes: Tinder sin ligar 2

Pese a la profesionalidad general, la sensación con Mamá no enRedes es una de las peores que se pueden tener en una comedia: que nadie se lo ha pasado particularmente bien haciéndola. En varios momentos de la película hasta parece que los personajes desfilan como comparsas para que se cumpla el verdadero -y cada vez más habitual- objetivo: enseñar los paisajes navarros para el fomento del turismo en la comunidad. Un aroma a publirreportaje que llega a su cumbre descarada en la trama entre la esforzada Malena Alterio y Antonio Pagudo.

Las secuencias se desinflan casi antes de empezar, lo que hace que el ritmo general sea cada vez menos fluido. Una sensación plomiza que ni siquiera Teresa Font puede arreglar en el montaje y que hace que el filme, ya con muchos minutos para ser una comedia de este corte, se haga especialmente largo. Mamá no enRedes tiene demasiado poco a lo que agarrarse como parodia del amor en la era del Tinder, y además nunca se cree sus líos lo suficiente como para que nos los creamos nosotros.

Imágenes: Stills de Mamá no EnRedes – Mikel Larrea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú