1. Reportajes
  2. La ‘cara b’ de la vida de Labordeta, el hombre que estuvo allí

La ‘cara b’ de la vida de Labordeta, el hombre que estuvo allí

Llega a cines ‘Labordeta, un hombre sin más’, documental biográfico dirigido por su hija Paula y Gaizka Urresti que usa sus diarios para reflejar las dudas e inquietudes de un intelectual total

Labordeta

José Antonio Labordeta es una de esas figuras de la cultura que, no se sabe cómo, acompañan de fondo la vida de un país, sin llamar la atención pero siempre presentes. Desde sus reivindicaciones aragonesistas de los 70, el Canto a la libertad como de los himnos de la Transición, el éxito inesperado de Un país en la mochila o su labor como diputado que daba voz a la España vaciada antes de que tuviese ese nombre, ha sido un intelectual conocido para tres o cuatro generaciones de españoles.

Este viernes, en décimosegundo aniversario de su muerte –falleció en 2010, a los 75 años, después de una larga convalecencia de un cáncer de próstata- llega a cines Labordeta, un hombre sin más, documental sobre la ‘cara b’ de todas esas labores dirigido por Paula Labordeta, su hija mayor, y Gaizka Urresti, con un guión en el que también ha colaborado Ángela Labordeta.

Los diarios de Labordeta

La 'cara b' de la vida de Labordeta, el hombre que estuvo allí 1

«Realmente la idea de la película surge el día que fallece mi padre y ponen el féretro en el Palacio de la Aljafería, que es la sede de las Cortes de Aragón», explica su hija y codirectora. «Pasaron 50.000 personas para despedirlo, con un dolor y un cariño, que creíamos no se podía dejar caer. Lo primero que pensamos fue en una fundación, que se creó al poco tiempo, pero yo siempre tuve presente la idea de hacer esta película. Solo que me hacía me hace falta un tiempo para separarme de sus últimos años de enfermedad, que fueron muy duros».

Labordeta, un hombre sin más, es un film realizado en parte a partir de los diarios del propio cantante y escritor, un documento que se encontró al poco de su muerte y que ha filtrado su viuda, Juana de Grandes, coprotagonista del documental y narradora de algunos fragmentos presentados como pedazos de memoria familiar que comparte con sus nietas. Siendo una película tan controlada por la familia, sorprende que se enseñen tan a las claras las grietas del hombre público, un creador siempre inquieto, atento las realidad sociales o políticas de cada momento, pero también inseguro y que se siente incomprendido.

«Queríamos que la gente entendiese a Labordeta desde lo más profundo, lo íntimo, que la gente supiese por qué compone el Canto a la libertad o por qué en el Congreso le sale mandar a la mierda a parte de la bancada». Episodios que se intercalan con hitos biográficos, digamos, más mundanos, como su boda o sus mudanzas por motivos de trabajo. Siempre con protagonismo para su mujer. «La columna vertebral tenía que ser Juana, la persona que mejor me lo conocía y que sabe hablar y conectar con la gente», explica su hija.

Labordeta, testigo del siglo XX

La 'cara b' de la vida de Labordeta, el hombre que estuvo allí 2

El documental ha sido producido por Urresti Producciones junto con la AIE Un hombre sin más, con la colaboración de Aragón Televisión y la ayuda de la Diputación de Zaragoza, el Ayuntamiento de Zaragoza y el Gobierno de Aragón. Aunque el origen sea conservar la memoria del Labordeta más humano y surja en 2010, no arranca hasta 2018, cuando Urresti se une al mismo «porque me hacía falta otra visión, desde fuera. Reúno a mi familia y propongo ser muy sinceros y muy reales, no contar solamente el mito, sino presentar a la persona. Iba a ser duro, porque iba a removernos esos últimos años, pero mi madre dice que si no se hace así, mejor que no se haga».

Al mismo tiempo, Labordeta, un hombre sin más es un testimonio del mundo de la cultura española en la segunda mitad del siglo XX, cuando un profesor de Teruel podía aspirar a crear un himno generacional. Urresti apostilla: «Cuando cuentas la vida de alguien estás reflejando la España en la que vivió. Es muy bonito ver la textura, el contexto histórico, dónde se desarrolla esa vida. Él nace en el 35 y se puede ver la Guerra Civil, la posguerra, la Transición… y llega hasta la Guerra de Irak. Queríamos una película emocional, que el público llore y se ría, pero si también aprenden algo, como él era profesor de Historia, también es una forma de homenaje».

Labordeta y Urresti explican la timidez personal del protagonista con una anécdota. «Cuando él llega al Congreso, en un ascensor se encuentra a Felipe González», comenta la hija, «y se dirige a él en plan presidente, no se sabe quién soy, mire, que acabo de llegar de diputado. Y Felipe se vuelve y le dice ‘¿Qué no sé quién eres? Mira, yo no sé si tú me has votado, pero yo a ti he ido a oírte tocar». Urresti aporta otra versión: «Yo la he oído aún más bonita: ‘Yo no sé si tú eres fan mío, pero yo he sido muy fan tuyo‘».

Imágenes: Labordeta, un hombre sin más – Hayeda Cultura

Menú