Cine clásicoCine español de los 50

La ilusión viaja en tranvía: Un Buñuel menor pero reconocible

Una visión irónica al cristianismo o una crítica sutil a la burguesía.

La ilusión viaja en tranvía

La ilusión viaja en tranvía (Luis Buñuel, 1953) es, sin lugar a dudas, una obra menor dentro de la extensa y dilatada carrera del director aragonés. La cinta está inserta en los inicios de su larga etapa mejicana, donde abundan, salvo excepciones, lo que él denomina “películas alimenticias”, aquellas que dan de comer pero no aportaban la creatividad y la calidad estética que el autor de Un perro andaluz demostró al inicio de su carrera.

El año del estreno de esta comedia ligera Buñuel rodó dos películas más, Él y Abismos de pasión. Su intención era hacerse un hueco en el panorama del cine mejicano, entendido como un trampolín que le permitiese compaginarlo con otros proyectos más personales.

La ilusión viaja en tranvía es una película sin grandes pretensiones, en la que Buñuel no participa ni siquiera en el guión, trabajo del que se encargarán Mauricio de la Serna (a partir de un argumento suyo), José Revueltas, Luis Alcoriza y Juan de la Cavada. A pesar de todo en el filme podemos encontrar, de manera más velada que explícita, algunos de los temas y preocupaciones con los que Buñuel trabajó en esas décadas tan productivas.

En el trasfondo de esta comedia de situaciones encontramos temas sociales, una visión irónica al cristianismo o una crítica sutil a la burguesía, hecho que hace que podamos poner en diálogo La ilusión viaja en tranvía con otras películas más reconocibles como Los olvidados (1950), Viridiana (1961) o El ángel exterminador (1962) respectivamente.

la-ilusion-viaja-en-tranvia-2

La película se abre y se cierra con la inclusión de un narrador en off que nos sitúa en el contexto en el que se desarrolla la historia, la ciudad de México, aunque nos advierte que la misma, eliminando toda trascendencia y excepcionalidad, podría haberse producido en cualquier otro lugar. Dentro de “la gran masa” que vive allí, el filme se centra en las aventuras de dos insignificantes trabajadores de la compañía de tranvías de la ciudad, Juan Caireles (Carlos Navarro) y El Tarrajas (Fernando Soto “Mantequilla”), que trabajan juntos como cobrador y conductor respectivamente del tranvía número 133.

La trama comienza el día en que la compañía decide retirar del servicio dicho aparato debido a su deterioro y mal estado. Pero la pareja protagonista no entiende la decisión, ya que creen que este todavía está en condiciones de continuar en activo. Ante la posibilidad de quedarse sin trabajo deciden emborracharse para ahogar la incertidumbre y olvidar su mala suerte. El problema es que no saben que ese será el detonante que les hará vivir la jornada más emocionante de sus vidas.

Borrachos acuden a la fiesta de inauguración de los trolebuses en el que se representará una pastorela popular en el que Caireles como Dios y Tarrajas como Diablo, junto con Lupita (Lilia Prado), hermana de este último y que representa a Eva, son los protagonistas. Buñuel no duda en recrearse en esta secuencia de base teatral, ya que le permite de una manera irónica, y bajo el amparo de una tradición mejicana, caricaturizar la mitología cristiana. Es en el intermedio de la representación cuando se desencadena la llamada de la aventura y cuando realmente comenzará las peripecias de esta cómica dupla.

La ilusión viaja en tranvía: Un Buñuel menor pero reconocible 1

Aprovechando que el guardián del depósito se encuentra entretenido en la verbena deciden dar una última vuelta en el 133. El problema es que, bajo los efectos del alcohol, la idea pronto se les irá de las manos y acabarán vagando por la ciudad con su viejo tranvía allí donde el azar los lleve.

La película se convierte entonces en un entretenido viaje dividido en diversas situaciones que impedirán que los protagonistas, desesperados por devolver el tranvía a la compañía, cumplan con su cometido. Este periplo por los diferentes barrios de la ciudad de México nos muestra la cotidianeidad del “descomunal enjambre de la vida, como anunciaba el narrador, de la gran metrópolis.

De este modo la estructura narrativa queda dividida en diversos episodios con cierta categoría de independencia cada uno. El episodio del rastro donde incluye una velada y cínica crítica a la imagen de Cristo; la del grupo de niños del hospicio donde incluye una tierna referencia a los niños huérfanos en la línea de Los olvidados; el incidente con los estraperlistas donde incide en la crisis económica de México; o el encontronazo con Papá Pinillos con la que culmina la película.

la-ilusion-viaja-en-tranvia-tren

Cada uno de ellos nos muestra la fauna que habita en una ciudad golpeada por la penuria económica y la inflación, tal como debaten acaloradamente Braulio, el guardián del depósito, y el Profesor durante la fiesta. Cada uno de estos episodios servirá para que Buñuel centre su cámara siempre reivindicativa en algún aspecto que quiera resaltar. Un ejemplo lo constituye la mirada cínica que experimentamos en torno a las dos beatas que suben al tranvía con la imagen del Cristo sangrando y atado en la columna y se sientan junto a los carniceros que portan su mercancía. Lo profano y lo divino se sitúan al mismo nivel.

En cuanto a los personajes de La ilusión viaja en tranvía, encontramos grandes referencias a la picaresca y, cómo no, a nuestra novela más universal, Don Quijote de la Mancha. La pareja protagonista remite claramente a Quijote y Sancho. Mientras que Juan Caireles es un hombre más idealista, enamorado de su particular Dulcinea, Lupita, Tarrajas es un hombre más apegado a lo mundano. Mientras que Caireles es el que decide emprender este último viaje, Tarrajas no duda en acompañarlo como fiel escudero. Juntos se enfrentarán a sus particulares molinos en un viaje que les enseñará que, efectivamente, la ilusión viaja en tranvía.

Adolfo Monje Justo (@adolfo_monje)

Puedes ver ‘La ilusión viaja en tranvía’ completa online aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú