1. Reportajes
  2. «La historia de ‘Claret’ es la de una película de superhéroes»

«La historia de ‘Claret’ es la de una película de superhéroes»

Hablamos con Pablo Moreno sobre el biopic del fundador de los claretianos, la investigación sobre su vida y el cine religioso en España

Claret película

Cuando Pablo Moreno, director de Claret, compara el cine religioso con el de los superhéroes Marvel, desde Cine con Ñ se le advierte que esa frase puede ir al titular. «No me importa», responde. «Son los mismos elementos. La historia de Claret es un viaje del héroe, con todos los elementos. También el cine religioso es uno en el que el público busca modelos o que pueden existir conceptos como la Justicia o la Esperanza. Simplemente son otros superpoderes».

Este viernes 24 de septiembre se estrena en cines el biopic de Antonio María Claret, fundador de las Claretianas, arzobispo de Cuba entre 1859 y 1859, confesor de la reina Isabel II y canonizado por la Iglesia Católica en 1950. La película parte de la investigación del escritor Azorín sobre la figura del sacerdote (que había muerto en el exilio en 1870) a raíz del proceso de beatificación en los años 30, en la que descubrió como la obra y la biografía de Claret habían sido falseadas para perjudicar su imagen y la de la reina a la que fue cercano.

Azorín «investiga» al padre Claret

"La historia de 'Claret' es la de una película de superhéroes" 1

Pablo Moreno atiende a Cine con Ñ por teléfono para hablar de su película y de la trayectoria del cine religioso en España, una etiqueta que en parte rechaza. «A veces relacionamos esa idea con cine de segunda categoría o que pretende adoctrinar. También, por cómo era el cine de la Dictadura, con un cine que más que religioso era propaganda política con un sesgo muy determinado. Y lo que se hace actualmente no tiene que ver con todo aquello».

En parte, se podría considerar a Claret un drama histórico, al reflejar la vida de, en última instancia, un político de su tiempo que se enfrenta a ciertas instancias de la época, sufre el exilio o, por ejemplo, durante su arzobispado cubano combate el racismo y condena la esclavitud, entonces todavía legal en la colonia española. La cinta incluso se atreve con un paralelismo con el exilio en Francia de Azorín por la Guerra Civil y el del propio Claret tras la Revolución de 1968, en el que acompaña a Pau y luego a París a Isabel II y su familia y donde moriría.

«Me parecía interesante la historia porque Azorín había escrito una novela en 1902, La voluntad, en la que compra la ‘leyenda negra’ sobre Antonio María Claret -racista, corrupto e incluso uno de los numerosos amantes de Isabel II-, pero casi 30 años después se encuentra con que los escritos en los que se basaba habían sido modificados y que las memorias publicadas del propio Claret eran apócrifas y decide rectificar», explica el director.

La idea era que el espectadora «descubriese la verdadera biografía del protagonista al mismo tiempo que Azorín«. Por su cercanía a la Familia Real de la época, además, Claret permite «reflejar toda la política de la España del momento, con personajes como el rey consorte Francisco de Asís, los militares Narváez, O’Donell o de la Concha… o la misma Isabel II, que igual no fue una buena reina, pero sí una reina que intentó ser buena», comenta el cineasta.

Ganador de los «Óscar del cine católico»

"La historia de 'Claret' es la de una película de superhéroes" 2
Pablo Moreno da instrucciones durante el rodaje de ‘Claret’.

Moreno ha dirigido cintas como Pablo de Tarso: El último viaje (2010), Un Dios prohibido (2013), Poveda (2016), Luz de Soledad (2016) o Red de libertad (2017), entre otras, todas ellas de ambientación histórica, la mayoría basadas en hechos reales y todas con protagonistas religiosos. Son actrices habituales de su cine Assumpta Serna (que tiene un papel secundario en Claret) o Elena Furiase, además del propio Antonio Reyes, que interpreta al protagonista de la película que nos ocupa, o Carlos Cañas, que da vida a Azorín.

Un cine habitualmente premiado en el Festival Internacional de Cine Católico Mirabile Dictu, los llamados «Óscar del cine católico», de los que Moreno cuenta tres: dos a Mejor Película por Un Dios prohibido y Poveda y otro para él como Mejor Director por Luz de Soledad. Su trabajo se realiza desde su propia productora, Contracorriente Producciones, y Goya Producciones, especializada entre otros productos en documentales de carácter religioso.

De nuevo, nos insiste en que la idea de «cine religioso» como un conjunto no le gusta porque precisamente los títulos que él ha dirigido «son de carácter muy diferente». Rechaza también la comparación con determinado «cine cristiano» de EEUU, que además que debe matizarse: «Existe un cine muy barato y de determinadas confesiones y luego el cine cristiano que se hace con muchos medios, una gran distribución y que busca ser ecuménico y respetuoso».

Sobre todo pide separarlo de la antes mencionada idea del «adoctrinamiento». En su Ciudad Rodrigo natal, desde donde produce y rueda la mayoría de sus películas, Moreno dirige también desde 2011 el Festival Internacional de Cine Educativo y Espiritual (FICEE), donde ha programado filmes judíos, budistas o musulmanes. «A la hora de abordar el cine que puede tener inspiración religiosa lo importante es ser civilizado y enfrentarse a esas películas con una mentalidad abierta. Es lo que pido con mi cine y lo que entiendo que a veces se pierde cuando se habla de ‘cine religioso’ en general».

Un «drama histórico» sobre una época ignorada

"La historia de 'Claret' es la de una película de superhéroes" 3
Pablo Moreno junto a Alba Redondo, que interpreta a Isabel II, y Antonio Reyes en un momento del rodaje.

El cineasta insiste en que Claret es «un drama histórico de los que se basa en esos episodios históricos de la Historia de España que tan poco hemos aprovechado desde la ficción. Cuando estaba en la fase de documentación me di cuenta de lo poco representada que se encuentra Isabel II o la mayor parte del siglo XIX en el cine reciente. A veces alucinamos con los grandes superproducciones anglosajonas y tenemos material mucho más dramático en nuestra propia historia«.

En ese sentido cree que el prejuicio contra el cine histórico «tiene la misma base que el que pueda haber contra el cine religioso: el cine de propaganda nacional-católica que se hacía en la España de Franco y que nada tiene que ver ni con la religión ni con la Historia, sino con la política. Confío en que esos tópicos ya están caducando y que poco a poco se deja expresarse a los cineastas», concluye.

En cuanto a las expectativas con el estreno de la película, admite que se trata de una película «de bajo presupuesto, pero eso es algo que el espectador no tiene por qué saber al verla, porque tampoco es una historia que lo requiriese. Es una recreación histórica y una historia sobre un personaje interesante alrededor de unos valores, y lo que esperamos es que sea eso lo que se entienda».

Fotos: Fotogramas e imágenes del rodaje de Claret – Three Columns Entertainment
Menú