1. Entrevistas
  2. «Empatizar con los personajes es lo que da el balón de oxígeno para que una historia continúe»

«Empatizar con los personajes es lo que da el balón de oxígeno para que una historia continúe»

Hablamos con Joaquín Gorriz y Guillermo López Sánchez, creadores de ‘Bienvenidos a Edén’, sobre las influencias de su serie y los cambios en la producción española

guionistas-de-bienvenidos-a-edén-1-cine-con-ñ

Joaquín Górriz y Guillermo López son los creadores y guionistas de Bienvenidos a Edén, el último estreno español de Netflix y aspirante a nuevo fenómeno de la plataforma, que acumula 26 millones de horas vistas en su primera semana disponible. Una serie con un reparto coral, encabezado por Amaia Salamanca y repleto de jóvenes rostros del audiovisual español como Amaia Aberasturi, Sergio Momo, Begoña Vargas, Ana Mena, Berta Vázquez o Lola Rodríguez.

La serie cuenta la historia de un grupo de aspirantes a influencers que son invitados a una fiesta privada en una isla… en la que despiertan a la mañana siguiente sin forma de salir de allí y acogidos por una peculiar comunidad local. Górriz y López nos hablan de la diferencia entre escribir para ritmo semanal o maratón, la continuación de la historia y las reacciones a la serie.

¿Habéis tenido algún referente, consciente o que hayáis visto después, como el homenaje que se ha señalado a Perdidos?

Guillermo López: Más que referentes para homenajearlos o seguirlos, era para ser conscientes lo que iba a tener la gente en su cabeza. Perdidos fue tan importante que cualquier serie en una isla se compara, así lo teníamos presente para intentar hacer nuestra propia historia. Saber lo que había para no caer en ello.

¿Por qué hacer que los protagonistas sean influencers o aspirantes a influencers?

Joaquín Górriz: Nació un poco como la génesis de la idea. Las redes sociales eran muy activas en la historia y era adecuado que el contacto con estos novatos, a los que invitan a una fiesta exclusiva en la que hay que dejar el móvil y no se pueden tomar fotos, fuese por esa vía. Realmente el único personaje influencer es el de África, pero las redes sociales son un tema que luego está presente de una forma u otra.

"Empatizar con los personajes es lo que da el balón de oxígeno para que una historia continúe" 1

¿Y las razones para caracterizar a sus villanos «buenrolleros», veganos y políticamente correctos, como si quisiesen tacha ítems en una lista de diversidad?

GL: Era importante que esta gente, que está intentando captar a todos los jóvenes posibles, tuviese una actitud que conectase con ellos. No es un discurso que tenga esa comunidad, sino que se aprovechan de él para alcanzar sus objetivos. Lo de que vayan tachando ítems no lo pensamos así, la serie tiene diversidad por sí misma. En el caso de la comunidad, ellos reciben a gente y ya está.

¿Os pesó la etiqueta de que Bienvenidos a Edén era la heredera de La casa de papel?

GL: Diría que, de entrada, nos puso muy nerviosos.

JG: Fue una etiqueta que se puso desde fuera, porque las dos series no tienen nada que ver. Evidentemente a lo que aspira cualquiera a la hora de trabajar es a llegar a unas cotas de aceptación tan altas como las de La casa de papel… o cualquier otra de las que han llegado a funcionar mejor. Pero no hay ningún paralelismo, no hay nada en que se parezcan en absoluto. Son géneros distintos, atmósferas distintas, historias distintas…

A la hora de escribir, ¿habéis primado el desarrollo de una trama o el papel de los personajes?

JG: Pues una mezcla de las dos.

GL: Sí, exactamente.

JG: Preferimos crear desde los personajes, hacerles preguntas sobre cómo van a actuar ante situaciones diversas. Pero esas situaciones hay que plantearlas antes. Siempre para escribir, una serie o cualquier obra, es importante una mezcla de los dos. Los personajes no te dan la trama, pero sí te van a crear determinadas situaciones por la forma en que reaccionan según los has definido.

GL: También teníamos muy presente los momentos en que el público iba a ir por delante de los personajes, algo que en según qué momentos de la serie va cambiando. A veces el espectador sabe mucho más que ellos y la tensión está en cómo van a reaccionar a lo que les llega de fuera. Otras veces vas de la mano con ellos y la cuestión está en que participen en cómo toman decisiones.

«La ventaja de escribir para una serie que la gente ve en maratón es que se puede meter alguna pista o elemento que luego no se trata en dos o tres episodios»

¿Estaríais de acuerdo en que productos con un despliegue de producción como el de Bienvenidos a Edén han sido posibles en España gracias a la llegada de plataformas?

JG: Posiblemente. Creo que Netflix ha hecho una apuesta fuerte con la serie. Las televisiones generalistas normalmente se han movido en unos límites más estrechos, no solo en el tema del presupuesto, sino también en el del contenido. Lo que han traído las plataformas, aparte de presupuestos holgados que puede requerir una serie como esta, con mucha acción y una coralidad grande, es también llegar a las nuevas generaciones. Se dice que la gente joven ve menos la televisión, pero las plataformas demuestran que están tan enganchados como estuviesen sus padres a las series en abierto.

¿Es posible hacer Bienvenidos a Edén por la segmentación de públicos?

JG: Es que no se puede contentar a todo el mundo. En una plataforma una serie no tiene por qué ser para todo el mundo. La segmentación es positiva nos permite dirigir contenidos a un target muy concreto.

GL: En eso se ha avanzado mucho también a nivel de promoción. No nos toca a nosotros, pero lo hemos vivido muy de cerquita, y es increíble cómo desde la propia promoción se dirige muy claramente a un tipo de público buscando los canales adecuados. Cuando empieza la serie le llega a la gente indicada para ella gracias a seleccionar muy bien las redes sociales.

¿El famoso «ritmo Netflix» de ver una temporada en maratón os ha influido a la hora de escribir, pensando más en un visionado de 8 ó 10 horas que en un producto que se ve serielizado?

GL: Tiene sus ventajas y sus desventajas. Una ventaja es que hay más calma y se puede meter alguna pista o elemento que luego no se trata en dos o tres episodios, alguna trama que no avanzas. Si fuese semana a semana, de alguna manera hay cierta obligación a tocar todos los palos en cada capítulo, porque está la presión de mantener enganchado al espectador y cuidar la tensión.

JG: Como guionistas de Bienvenidos a Edén fue muy estimulante buscar los ganchos para cada uno de los finales de los capítulos. Pero también fue un reto importante pensar en que la serie sea adictiva y se vea del tirón. Lo que hemos intentado desde la escritura que se pueda ver de las dos maneras, serializada o del tirón. Creo que de hecho mucha gente la está viendo así.

"Empatizar con los personajes es lo que da el balón de oxígeno para que una historia continúe" 2

Por el final de la primera temporada, que no desvelaremos, es evidente que la historia continua. ¿Habrá segunda temporada? ¿Habéis escrito pensando en que la haya?

GL: (Se ríe) Confirmado ahora mismo no tenemos nada. Ya desde la primera íbamos pensando cosas para una posible segunda, y creo que todavía tenemos mucho material del que tirar y muchas preguntas que responder. Nos gustaría seguir… hasta donde dé la serie. Con este tipo de tensión y estos giros tampoco puede alargarse 18 temporadas, ¿no? Porque al final tiene una caducidad ese estilo. Pero todavía estamos lejos.

JG: Aparte de las cuestiones narrativas, hay un elemento… Buscamos que los espectadores empaticen con los personajes… y hay un momento en que los personajes mandan, y si los quieres llevar de forma lógica, no tendrán una vida muy larga. Independientemente de que la trama siga e intentes atrapar al espectador como puedas. Pero empatizar con los personajes, si gustan, es lo que da el balón de oxígeno para que una historia continúe.

¿Qué reacciones estáis recibiendo hasta ahora?

JG: Muy positivas. La serie está gustando y mucha gente la está viendo con su pequeño maratón.

GL: Estamos intentando ser precavidos, porque para una serie de Netflix un fin de semana es un mundo y ha habido reacciones de todo tipo. Yo tengo ganas de que pase un poco de tiempo, se asiente, y veamos realmente si ha sido el éxito que parece. Pero vamos, de momento, estamos contentos.

JG: Sí, contentos y positivos.

Fotos: Joaquín Gorriz y Guillermo López, guionistas de Bienvenidos a Edén – Netflix

Menú