1. Noticias
  2. Festivales
  3. «‘El color del cielo’ no es una historia de amor, sino una lucha entre la realidad y la mentira»

«‘El color del cielo’ no es una historia de amor, sino una lucha entre la realidad y la mentira»

Joan-Marc Zapata debuta en la dirección con esta película protagonizada por Marta Etura y Francesc Garrido en la que Wagner y el paisaje suizo definen las contradicciones de los personajes

El color del cielo

«¿Cual es el color del cielo? Si te preguntas eso, ves que es un paralelismo con todos los temas de la película: ahora es gris, puede ser azul o naranja. Depende del momento del día, no se ve igual desde ese apartamento que desde el otro, no es lo mismo tu mirada que la mía. Es lo mismo con el éxito o la felicidad. Esos son los temas que yo me planteo, y quería hacer una película en que los personajes pusieran en palabras todo. Porque no es una historia de amor, es una historia entre la realidad y la mentira».

Joan-Marc Zapata (Barcelona, 1989) debuta en el largometraje con El color del cielo, en el que él mismo se permite jugar con los colores del paisaje suizo para definir a dos personajes, Tristán del Val (Francesc Garrido) y Olivia Brontë (Marta Etura), que, a la manera de los Thomas Mann en La montaña mágica, acaban encerrados en un hotel en las alturas (en su caso, entre Brunnen y Lucerna, en el centro del país alpino) para, desde el presunto intimismo y con algo de humor refunfuñón, jugar con la grandilocuencia de los grandes conceptos en una conversación.

El joven director inauguró ayer viernes la sección Made in Spain con la proyección del filme en lo que admite que fue «un sueño. Vine aquí hace nueve años de Jurado Joven y dije que estrenaría mi primera película aquí. Existía la opción de estar en Made in Spain o New Directors, por eso decidimos decir que no a otros certámenes que eran interesantes y esperar por San Sebastián. Mi sueño era estrenar aquí y no podía traicionar esa promesa».

El formato y el color del cielo

"'El color del cielo' no es una historia de amor, sino una lucha entre la realidad y la mentira" 1
Joan-Marc Zapata durante el rodaje.

El color del cielo es una coproducción entre España y Suiza producida por Guillem Luna (Arnold Films) y Ivan Geisser (89 productions), escrita por Joan-Marc Zapata y Lluís Van Eeckhout, que cuenta con dirección de Fotografía de Alex Pizzigallo. Será distribuida por Begin Again. El rodaje se desarrolló el pasado verano de 2021 en Suiza, teniendo como principal localización el centenario hotel Walstätterhof, enfrente del lago de los Cuatro Cantones.

Articula la película el contraste entre el personaje de Tristán, pesimista y tan apegado a no negar la realidad que ha acabado solo y encerrado en su propia coherencia -«es un poco mi punto de vista», admite Zapata- y el de Olivia, estrella de Hollywood que se niega a reconocer que ha renunciado a sus sueños. Un diálogo que no queda tan lejos de Bright Side in D Minor (2017), aclamado cortometraje del director también Garrido con en el papel del personaje resignado. En aquel caso se trataba de una reflexión sobre el duelo.

El 90% del metraje de El color del cielo se desarrolla en formato de cuatro tercios, como un filme de cine clásico a los que la ambientación y el propio carácter de los personajes recuerda en todo… salvo en los móviles. «El formato es una elección transversal, y en este caso, narrativo, una elección que te ayuda a contar», explica Zapata a Cine con Ñ. «En parte me adaptaba el espacio, a Suiza, un país vertical, en el que he vivido cinco años».

Wagner contra TikTok

"'El color del cielo' no es una historia de amor, sino una lucha entre la realidad y la mentira" 2

Pero también «porque es una historia sobre un encierro, en la que los personajes están atrapados físicamente pero también en las burbujas que son sus vidas. Quería que el plano los encerrase o les diese aire cuando consiguen conectar emocionalmente». Por otra parte, «he querido que sea evidente el juego de formatos, desde el primer cine hasta los formatos verticales actuales que vemos a diario en las redes».

De ahí el personaje secundario de Alabama, una influencer que entrevista a Olivia para su canal y solo revela su verdadero nombre cuando está ante Tristán, cuyas irrupciones con montajes chocantes son de los pocos momentos de humor directo que se permite la película. Las pullas a las redes sociales suelen ir de la mano del protagonista masculino, que boicotea de forma pasiva-agresiva selfies maleducados y cuando visita el Museo de Wagner pide a su amigo no juzgar las ideas de aquel en función de los valores de nuestra época.

Zapata también se confiesa admirador de Wagner y que su primera intención fue hacer una adaptación modernizada de la ópera Tristán e Isolda, de 1865. Las diferencias entre su héroe profesor de Filosofía y el caballero de la leyenda para el director no son tales: «Es como yo vería al Tristán de la obra en la actualidad, un tipo sofisticado, que son los repudiados ahora mismo. La sofisticación está apartada de lo que entendemos como correcto: en la forma de vestir o comportarse, se priman las actitudes que surgen de la emocionalidad y no de la racionalidad. Decimos lo que queremos en las redes y se deja la educación de lado. Tristán del Val sería lo inverso».

Imágenes: El color del cielo – Begin Again

Menú