1. Noticias
  2. Festivales
  3. ‘Dúo’, a por la sección ZonaZine con el fin de una pareja en los Andes

‘Dúo’, a por la sección ZonaZine con el fin de una pareja en los Andes

Después de la celebrada ‘Con el viento’, Meritxell Colell vuelve al personaje que interpreta Mónica Garcia en un viaje que descompone una relación

duo-pelicula-malaga-cine-con-n

La presentación de la película Dúo en el Festival de Málaga sabe a regreso. Es la vuelta de la catalana Meritxell Colell Aparicio a la sección ZonaZine del certamen, donde ganó la Biznaga de Plata a la Mejor Película en 2018 con Con el viento, y es el reencuentro con Mónica García, protagonista de aquella primera película que repite en el mismo personaje de entonces. El tercer retorno es precisamente el de Mónica, bailarina que recupera su vida en Argentina y su pareja tras haber pasado un tiempo en España. Juntos emprenden una gira por la cordillera de los Andes para representar su obra.

Colell podría repetir premio en Málaga perfectamente con este acercamiento íntimo a una pareja de coreógrafos que desnuda y representa su relación ante el público en una particular performance mientras se va descomponiendo y alejando. Dúo es una continuación espiritual de Con el viento por el camino de su protagonista, pero en realidad tiene su propio planteamiento independiente, que no te obliga a ver la de 2018 para entender esta huida hacia adelante.

Amigas desde que hicieron juntas Con el viento, la actriz Mónica García y la cineasta catalana han explicado en Málaga que su buena relación fue lo que las impulsó a seguir «el camino vital» de Mónica el personaje, que ahora emprende un viaje con su pareja (Gonzalo Cunill) de aprendizaje y dolor por tierras y pueblos del noroeste de Argentina. Así es como Colell sigue encontrando su íntimo y silencioso espacio en nuevos registros, ahora desde unas alturas en las que da vértigo acabar con todo.

Una pareja «lejos de todo»

'Dúo', a por la sección ZonaZine con el fin de una pareja en los Andes 1

Después de un tiempo en España –Con el viento está disponible en Filmin-, Mónica está otra vez en la Argentina de la que se fue. Volver a su segunda casa ha implicado también intentar recuperar su relación con la que es su pareja (Cunill), con su compañero desde hace más de 20 años. Su viaje por los Andes se va combinando con distintos momentos en los que la voz de Mónica reflexiona «lejos de todo». Así es como, pese a que ambos parecen estar en sintonía y seguros el uno del otro en un principio de representación, Colell va abriendo cada vez más espacio entre ambos.

La película se va construyendo sobre este doloroso desgarro -siempre desde la perspectiva de ella-, en el que ambos siguen queriendo «lo que queda» del otro, pero sin capacidad de conectar de forma real y serena con la otra persona después de este tiempo. Aunque los dos personajes escenifican una unión y una intimidad en sus espectáculos que es ya más un recuerdo representado, doloroso e intenso, el contraste con llegar a lugares sin articifio lo acaba cuestionando todo entre ellos, pese a sus esfuerzos de fundirse con el entorno.

Viaje al último rincón de los Andes

'Dúo', a por la sección ZonaZine con el fin de una pareja en los Andes 2

La pareja viaja sin gasolina por los espectaculares Andes argentinos, buscando nuevas formas de aprender y relacionarse con el público mientras no consigue relacionarse consigo misma. Así es como Colell, que se siente también cómoda trabajando con la realidad y en los límites de lo que es y no es ficción, ha podido mezclar las interpretaciones de García y Cunill con las de los habitantes de estos lugares, dando pie a muchas situaciones humanas fuera del guion.

En la rueda de prensa de presentación de Dúo, Mónica García ha detallado cómo fue ese especial proceso de interpretación y sinergia con la cultura y costumbres locales, que aparecen en numerosos detalles de la película, como cantos y bailes de la región. Con un planteamiento alejado del exotismo, García ha explicado que «todos los diálogos de los pueblos andinos son espontáneos». Ella y Cunill, que interpretan a dos personas que provienen de entornos urbanos, iban reaccionando a lo que les decían los locales sin guion. El resultado, según García, «es un viaje lleno de momentos mágicos».

Es en ese contraste ciudad/pueblo, en esa proximidad incómodo con la famosa Pachamama y esos «últimos rincones», donde se terminan de ampliar las grandes distancias y las texturas introspectivas de Dúo. Como otros cineastas estatales, Colell sigue buscando otras formas de relacionarse con el mundo rural. Mientras Alcarràs o Cinco lobitos ocupan merecidamente los grandes titulares, la película de la catalana, más alejada de códigos narrativos tradicionales, reclama un merecido éxito en ZonaZine, cerrando el círculo del regreso de Colell en Málaga.

Menú