CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

Donde caben dos: Entramos todos en el Club

Comedia hecha de minihistorias que no se regodea demasiado en hacer humor con el sexo y que saca partido de su buen reparto

donde-caben-dos-cine-con-ñ

Donde caben dos nos presenta una noche hecha de diferentes minihistorias, casi todas relacionadas con un club de intercambio de parejas. Una comedia hipercoral sobre la relación con nuestra propia sexualidad y la manera en la que establecemos vínculos personales. Una película con distintas piezas, con el sexo como gran reclamo, que da lo que promete e incluso un poco más gracias al trabajo con los actores.

Historias con su historia

Donde caben dos: Entramos todos en el Club 1


Aunque el tema del follar es lo que es, Donde caben dos le pone ganas y se complica un poco para ofrecer algo nuevo. Lo hace con varias minitramas en paralelo en las que la gracia -por suerte- no está en ver cómo se unen o se mezclan. De hecho, las diferentes situaciones a veces se tocan, pero en nada importante. Todas funcionan por separado y tienen su propia conclusión. Y esto lo hace todo más difícil, con el riesgo de que la película se quede como una sucesión de cortos o en un popurrí inconexo de chistes picantones. Pero esquiva el peligro con bastante dignidad.

El hilo de la película es un sitio, el club de swingers, y la fauna que lo habita: su dueña (Ana Milán) -sobre todo- y su camarero (Carlos Cuevas). Ellos son el vehículo para dar un empaque unificado y coherente, con introducción y epílogo, y lanzar un mensaje más amplio. Al final, la comedia quiere subir un poco la apuesta de la diversión por la diversión y lo eleva todo a no juzgar ni autolimitarse a la hora de relacionarse con los demás. Vamos, que no inventa la rueda, pero sí encaja con la ligereza de las situaciones y se da importancia sin pasarse de moralizante.

En ese sentido, la película de Paco Caballero empieza regular cuando quiere tomar forma al principio, dándole demasiado protagonismo a un posible escándalo por lo explícito de lo sexual que, en realidad, no escandiliza nunca mucho. Pero, poco a poco, la película coge su tono, que no es el de la carcajada limpia por el morbo exagerado y sí el de la sonrisa por complicidad, y va cogiendo carrerilla mientras resuelve sus situaciones. Para acabar se regala un fin de fiesta simpático que no desentona y contagia.


De personajes y actores

Donde caben dos: Entramos todos en el Club 2

Estas pretensiones están en un crisol de situaciones y personajes, con -ligero- esfuerzo por tener diversidad de identidades incluido. Ahí está la llave para que se abra la puerta tanto del humor como de ese alegato por el «establece tus propias reglas, pero con responsabilidad afectiva». Y para eso hay que tener palabras y cuerpos que les den forma. Guión y actores, vaya. Donde caben dos los tiene y los usa con cabeza.

Aunque el humor no pegue del todo, las situaciones de los personajes están lo suficientemente bien apuntadas como para que cada uno de ellos tenga sus características propias y algo de encanto. Y el resto, que es mucho, lo ponen sus interpretaciones. De hecho, se nota que Paco Caballero es muy consciente de que ha conseguido juntar a un reparto de mucho nivel, y lo explota. En ese sentido, pocos peros a una dirección de actores en la que todo el mundo sabe lo que está haciendo y cómo lo tiene que hacer.

Sin hacer demasiados alardes, Donde caben dos funciona en su mezcla de humor, leve erotismo y personajes con algo de personalidad. No es un festival de la risa, pero la comedia busca complicarse un poco la vida en su gran coralidad y sale bien parada en sus juegos de luces tenues. Además, sin dejar de ser disfrutona, no le sale mal la intención de lanzar su propio mensaje a favor de la revolución sexual. Si nada de eso te encaja, siempre quedará el placer de ver algunos de sus grandes actores en acción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú