Suscríbete Iniciar sesión

Críticas

Culpa mía: El regreso al pasado del romance juvenil

La nueva adaptación de un éxito de Wattpad no da ni con el fondo ni con la forma para ser la fantasía 'centennial' que promete
Culpa mía: El regreso al pasado del romance juvenil 1

Culpa mía es la adaptación a película de la novela del mismo nombre de Mercedes Ron. Cuenta la historia de una joven de 17 años, Noah (Nicole Wallace),que es obligada por su madre a mudarse a la casa de su rico padrastro. Allí conoce a su hermanastro, Nick (Gabriel Guevara), un joven mayor que ella que es mucho más problemático de lo que parece. Aunque ambos provienen de mundos muy distintos y aparentemente no tienen nada que ver, Noah y Nick empezará a atraerse mutuamente.

Amazon Prime Video ha querido descaradamente su propio A través de mi ventana (Marçal Forés, 2022), uno de los grandes éxitos teen de Netflix —sigue en el top 10 de sus películas más vistas de habla no inglesa—. La fórmula es exactamente la misma que aquella: llevar a la pantalla otro éxito editorial de Wattpad que encandila a adolescentes, un exploit para chicas jóvenes que tire de romance, sexo y muchas complicaciones entre medias. Incluso las protagonistas comparten rasgos físicos (ambas estarán juntas en la serie pendiente de estreno Ni una más).

Además del hipertarget de plataforma, Culpa mía quiere añadir algunos extras y darle algo de espesor a sus dos personajes principales, con líneas que vayan más allá de la atracción juvenil. Pero el ansía de una cierta profundidad legitimadora no termina de casar con la descarada superficialidad de su propuesta. Un vacío que, y esto es lo más importante, se extiende también a una estética demasiado conservadora (crítica sin spoilers).

Películas de ayer y de hoy

Culpa mía: El regreso al pasado del romance juvenil 2

Sí, el problema de Culpa mía no es que sea el producto que es. Se dan por hecho los diálogos vergonzosos, las escenas sexuales sin justificar, las interpretaciones desubicadas y las tramas menos que verosímiles. Hasta los arquetipos de género nocivos y pasados de moda. Adelante con todo ello. Lo que la hace fallida es que está muy lejos de las claves audiovisuales para dirigirse a su público objetivo hoy.

Las personas que aman la novela de Mercedes Ron merecen, dentro de todos los límites de la propuesta, que la película no se pudiera intercambiar con algo que, quitando los móviles, podría estar hecho hace 20 años. Por muy clásico y atemporal que se quiera plantear el fondo, la forma es demasiado génerica y desactualizada. Ya no es que las carreras ilegales de coches y las peleas sean clichés narrativos de fuck boy de los 2000, es que hay muy poco en las imágenes de la película que permita a una joven de nuestros días, bombardeada por TikTok o Instagram, relacionarse directamente con ella.

Si algo bueno tiene A través de mi ventana es que acepta su condición de fantasía moderna y capta una energía hipster en sus imágenes, con unos tonos y colores pop ligeros que ayudan mucho a aceptar la propuesta. Si en aquella Marçal Forés tiene un armazón estético y lo defiende contra discursos y besos, Domingo González carece de un plan audiovisual claro para Culpa mía, desaprovechando el tema del mundo del motor como potencial guía.

No es culpa tuya

Culpa mía: El regreso al pasado del romance juvenil 3

Al hecho de que Culpa mía podría haberse estrenado el mismo año que Tres metros sobre el cielo (la de 2010 de Fernando González Molina, pero también la original italiana de 2004) y nadie se habría dado cuenta, se une el loable empeño del filme en darse seriedad y dramatismo, incluso con un background psicológico para sus dos protagonistas. Ya sea por un lado o por otro, no terminan de cuajar las distintas subtramas con la historia de amor, que no encuentra otros personajes secundarios o antagónicos sólidos que complementen o amortigüen los tumbos caprichosos de la dinámica principal. Las idas y venidas sobrecargan más que espesan.

Todas las películas y series para adolescentes están hechas por profesionales de 40 o 50 años. Pero el secreto de series como Élite o películas como A través de mi ventana es que lo disimulan lo suficiente con un lenguaje adaptado a quién se dirige. Desgraciadamente, Culpa mía, más allá de que sea igual de fácil de tragar, no lo consigue. Aunque es posible que la legión de fans de la saga de Ron pongan los valores del romance por encima de todo, lo cierto es que la película no encuentra su estilo ni su justificación como adaptación audiovisual. En este caso, la producción al por mayor del streaming nos trae un producto que se conforma con demasiado poco y, así, resulta también demasiado viejo.

Imágenes: Culpa mía – Amazon Prime Video

Arturo Tena

Graduado en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid. Escribe crítica y análisis de cine desde 2010 y es socio de ACCEC (Associació Catalana de la Crítica i l'Escriptura Cinematogràfica). Después de trabajar en CTXT, en 2018 cofunda y dirige el medio especializado Cine con Ñ.

Twitter: @artena_