CríticasSeries españolasSeries españolas 2021

Supernormal: Superwoman, pero poco

Miren Ibarguren es el principal reclamo de una comedia que a veces no se aclara si quiere derribar tópicos o confirmarlos

supernormal-serie-cine-con-ñ

Supernormal cuenta la historia de Patricia, madre de familia y alta directiva en un importante banco de inversiones que las pasa canutas para sacar adelante todas sus obligaciones. Como reza la sinopsis oficial: «No se puede tener hijos, marido, padres, suegros, jefes, empleados, unas mechas estupendas y caerle bien a todo el mundo. Todos lo saben, menos Patricia Picón».

Miren Ibarguren es el principal reclamo de esta serie que pretende hacer burla del tópico extremo de la superwoman pero sin llegar a denostarlo del todo. El humor viene más de las cuitas laborales de la protagonista que de su incapacidad para combinar las diferentes -y exigentes- facetas de su vida. Los chistes no funcionan siempre, pero Supernormal se mantiene entretenida y usa sus recursos con sabiduría.

Movistar+ apuesta de nuevo por un tipo de comedia un poco de nicho, que quiere aparentar al menos ser más sofisticada que popular, muy basada en formatos de EEUU y progresista sin sermonear a nadie, un poco en la línea de Nasdrovia. Aquí el tono está mejor conseguido y el elenco funciona como un reloj, aunque por momentos no está claro si acaba comprando el modelo de feminidad que critica.

Crítica de Supernormal con spoilers

Supernormal: Superwoman, pero poco 1

Una cosa buena de Supernormal: por fin el recurso del falso documental y los personajes hablando a cámara, estilo Modern Family o The Office, se usa con coherencia y teniendo gracia en la ficción española. O son irónicas o explican motivaciones que no se reiteran con otra escena. Así sí funcionan, no subrayando lo que ya estamos viendo o haciendo chistes misóginos como en Nasdrovia.

Una cosa regular de Supernormal: como decíamos antes, no llega a impugnar el modelo de la superwoman del todo, y de hecho se empeña en recordarnos los extremadamente competente que es Patricia. Esto no es malo, claro, porque es una buena protagonista de comedia: admirable y en el fondo buena persona para que quieras que le vaya bien pero un poco miserable para que no te sientas mal por reírte de ella y al mismo tiempo la veas humana.

¿El problema? Que se supone que la serie quiere burlarse de un modelo completamente irreal que exige a determinadas mujeres profesionales un rendimiento excelente en todos los campos. Como en Borgen, cuando Birgitte Nyborg es castigada por llegar a primera ministra perdiendo su matrimonio.

Patricia no llega a ese extremo, pero en sus primeros episodios Supernormal se presenta como el discurso de Celia de Molina, una reivindicación del derecho a la mediocridad, y luego se acaba convirtiendo en lo que se supone que criticaba, una vindicación de la supermami multitarea que siempre puede con todo.

Cambio de roles

Supernormal: Superwoman, pero poco 2

Una cosa mala de Supernormal muy común a las comedias de Movistar+, y casi que a todas sus series en general, que quizás tenga que ver con ser o no público objetivo de sus productos -aunque el que suscribe, de cosas como Antidisturbios, Libertad o Hierro, lo es y mucho-: ¿Por qué todo tiene que ser tan elitista y pijo? ¿Por qué la diferencia de clase tiene que ser abordada siempre desde el paternalismo? ¿Por qué a nadie le chirría la subtrama de la empleada de hogar interna filipina (Usun Yoon, que como los dos somos de Utrera, siempre en mi equipo)?

Aparte, de nuevo roza el larguero de no respetar sus propios objetivos cuando intenta hacer humor del rol de «primera dama» del marido de Patricia, el entrañable y odiable a partes iguales Alfonso (Diego Martín en su salsa). Es gracioso que el personaje se empeñe tanto en no sentirse emasculado, el problema es que la serie le dé la razón a esa sensación, que si es subjetiva de él es una subtrama más, pero si es de todo el guión -subtrama de las esposas de los mejores clientes- implica una toma de posición de todo Supernormal.

Supernormal es una serie cumplidora que sabe aprovechar muy bien a su elenco pero a la que le falla el tono y ponerse de acuerdo consigo misma sobre lo que opina de su propia premisa. Tiene la virtud de que se ve del tirón, aunque nos puede echar si nos choca la naturalidad con la que se aceptan los tics extremadamente clasistas del ambiente que quiere retratar, que no siempre están ahí para tomárselos a broma.

Imágenes: Supernormal. Movistar+.

Puedes ver Supernormal completa online aquí.

Menú