CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

La Sombra: Dar miedo con cuatro duros

Juan Antonio Chavero debuta en el largo con una interesante propuesta de ciencia-ficción intimista que tiene más mérito por ser casi amateur

la-sombra-pelicula-cine-con-ñ

La Sombra cuenta la historia de Juan y María, una pareja que sobrevive en una Córdoba posapocalíptica plagada de zombies y que tras mucho tiempo juntos se da cuenta de que sus objetivos vitales están cambiando. Pero la aparición de una niña huérfana de la que deben cuidar cambiará completamente sus vidas.

Juan Antonio Chavero apuesta por una de zombies por fuerza con un peso intimista en el argumento que tiene el mérito enorme de haberse rodado con apenas 1.500 euros. Obviamente esta precariedad material se nota, sobre todo cuando la película se hibrida con el terror en algún momento, y aunque dista mucho de la perfección, al menos se compensa con las ganas.

Con todo La Sombra sigue siendo un producto para muy cafeteros del género en el que se inserta, incluso contando con que se puede leer como una historia, hasta cierto punto, de una pareja en un momento delicado de su vida. Al menos sirve como buena muestra de la capacidad de algunos de los profesionales que se presentan en sociedad con ella.

Crítica de La Sombra sin spoilers

La sombra

Si uno acude a ver La Sombra lo mejor es llegar lo más virgen posible respecto al argumento, más allá de los datos que están saliendo en la promoción y presenta el tráiler. Tampoco nos va a volar la cabeza, pero puestos a enfrentarse a la película, lo mejor es intentar entrar en lo que propone sin prejuicios.

La dificultad para seguir La Sombra vendrá por dos factores. Uno, la recreación precaria de los escenarios que quiere presentar, muy meritoria pero en la que se nota la falta de dinero y como esta ha podido a condicionar incluso parte del desarrollo del argumento. Dos, de las algunas actuaciones que, sin ser «malas», claramente son más amateurs que el resto.

Es quizás en los momentos de cierta acción o violencia donde más se nota la precariedad de la propuesta, que compensa, de nuevo, con el esfuerzo que se nota por parte de todas las personas que han participado en su creación. Aparte, juega con el arma de doble filo de situarse en un espacio, Córdoba, que no asociamos con el género zombie -eterno prejuicio español para la fantasía y la ciencia-ficción- pero que por la misma razón nos coloca ante la doble lectura de la significación de algunos lugares, que quizás no todo el mundo conozca.

La Sombra… de la duda

La Sombra: Dar miedo con cuatro duros 1

La dirección de Chavero, con más de 10 cortometrajes a sus espaldas y un evidente entusiasmo por este trabajo, es más que correcta dadas las circunstancias, digamos, valgan los tópicos, haciendo de la necesidad virtud. En cualquier caso si alguien entra en la sala sabrá a lo que va y será una cuestión de si acaba funcionando el pacto de lectura.

Los protagonistas, Rafa Blanes y Vicky Castillo, lo dan todo para hacer convincentes a sus personajes, eso sí. Por señalar un fallo que va ya más allá de la falta de presupuesto, quizás algunos diálogos, en una película que intenta basarse en ellos, acaban chirriando. También les confieso que un servidor no sabe cómo hablaría la gente en caso de vivir un apocalipsis y que espera no tener que comprobarlo en los días de su vida, pero puestos a homenajear al género a veces lo mejor es la naturalidad.

En resumen, una propuesta interesante a la que no se le debe exigir más de lo que puede pero que aprovechar bien algunas de sus bazas, realizada con estándares más profesionales de lo que permitiría su presupuesto y que da a conocer el trabajo de un puñado de cineastas de los que probablemente con circunstancias más halagüeñas veremos aún mejores trabajos.

Imágenes: La Sombra. Juan Antonio Chavero.
Menú