CríticasPelículas españolasPelículas españolas 2021Películas españolas en cines

Billy: Documental fallido

Más allá de sus intenciones políticas o la cantidad de testimonios que recoge, una película deslabazada y con fallos técnicos impropios

billy-documental-cine-con-ñ

Billy, el documental, explica las actividades de Antonio González Pacheco, agente de la Brigada Político-Social durante los últimos años del Franquismo acusado por numerosos opositores al régimen de graves torturas y violaciones de los Derechos Humanos. La película reflexiona sobre la violencia de la Transición y la Ley de Amnistía como carpetazo a los presuntos crímenes de la Dictadura.

Se trata de una película que ha sufrido muchas dificultades en su camino a las salas, incluida la pandemia en plena producción, que implicó la muerte del protagonista, «Billy el Niño», cambiando por necesidad parte del enfoque del documental. Sin embargo, eso no es excusa para bastantes de sus muchos fallos, que son también independientes de la legitimidad del mensaje político que quiere transmitir.

En Billy, el documental, hay momentos en los que la realización técnica parece más propia de un trabajo de clase que de una cinta profesional. No es todo el metraje, ni es constante, pero si lo suficiente para perjudicar a la percepción de la película y lo que cuenta. También su narrativa episódica, aunque tenga sentido, hace que se pierda la «moraleja» que siempre una cinta de este tipo está buscando.

Billy, a favor

Billy

Por supuesto, no es un desastre absoluto y se nota una búsqueda de testimonios exhaustiva, en la que múltiples voces narran sus experiencias con el torturador o los datos que han investigado sobre el mismo. La parte en la que se exponen las reflexiones de diferentes víctimas de González Pacheco sobre su vida actual y cómo consideraran que la Justicia debería abordar el destino de este es quizás la más interesante del documental, pues muestra una variedad de reacciones humanas todas comprensibles -aunque incompatibles entre sí- sin juzgar ninguna.

Igualmente resulta relevante el tramo en que se enumeran los episodios más violentos de la Transición, producidos teóricamente ya en democracia, y la implicación de la extrema derecha de la época, con la que se vincula a «Billy», en todos ellos. O la reflexión sobre la utilidad de la Ley de Amnistía, que cuenta con aportaciones de Rodolfo Martín Villa, Alfonso Guerra o Pablo Iglesias que resulta difícil saber si fueron grabadas para el documental o son imágenes de archivo.

Finalmente, y no es algo exclusivo de Billy, el retrato de la vida actual -en 2019 y 2020 prepandemia, suponemos- del torturador es bastante ilustrativo de ese «barrer debajo de la alfombra» la violencia de la Transición que la película presenta. Un jubilado que corre medias maratones y hace recados, que conserva sus condecoraciones y sus antiguas víctimas pueden cruzarse en el transporte público de Madrid.

Billy, en contra

Billy: Documental fallido 1

Claro, que todo este bien no invalida los fallos técnicos impropios que además saltan a la vista en algunos de los primeros minutos de metraje y lastran el resto del visionado. Una locución que por momentos parece amateur, sonido mal grabado que se compensa con subtítulos o cortes de calidad demasiado dispar perjudican, y mucho, al seguimiento de lo que se expone.

Es obvio, como también comentábamos al principio, que algunos de estos problemas fueron provocados por la irrupción de la pandemia y un presupuesto muy ajustado, pero no todos. Por otro lado los descarrilamientos hacia una cierta demagogia inesperada e innecesaria frente al tono neutro de los pasajes más duros pueden acabar por sacar al espectador de lo que contempla de forma definitiva.

En resumen, un documental bienintencionado en sus propósitos -la defensa de una democracia sana que es capaz de revisar sus errores y condenar explícitamente el pasado dictatorial- pero que se ve lastrado por una torpeza técnica hasta cierto punto incomprensible y por un discurso deslabazado a pesar de sus aciertos puntuales.

Imágenes: Fotogramas de Billy – Begin Again.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú