1. Entrevistas
  2. «Los espectadores se han dado cuenta de que el documental es mucho más de lo que pensaban»

«Los espectadores se han dado cuenta de que el documental es mucho más de lo que pensaban»

Alberto Ortega y Charlie Arnaiz, directores de ‘Anatomía de un dandy’ nominados a Mejor Documental en los Goya, nos hablan de la figura de Umbral y el auge del género este año de la pandemia.

"Los espectadores se han dado cuenta de que el documental es mucho más de lo que pensaban" 1

Alberto Ortega y Charlie Arnaiz se estrenan este 2021 con su primera nominación a los Goya en Mejor Documental por Anatomía de un dandy, una indagación en el misterio de la identidad de Francisco Umbral que está lejos de ser su primera incursión en el género. Estrenada en la Seminci, la cinta competirá en uno de los años más complicados y al mismo tiempo más fecundos para el cine documental.



Desde que en 2016 estrenaron Aunque tú no lo sepas. La poesía de Luis García Montero han dirigido ya hasta cinco biopics, entre los que se cuentan Ramoncín. Una vida en el filo o Un país en Labordeta. También han dirigido una serie, El punto frío, para el canal juvenil PlayZ de RTVE y producido numerosos proyectos de documental o publicidad. En 2017 fundaron su productora Dadá Films&Entertainment.

Nos atienden en una llamada a tres en mitad del reestreno de la película y separados por compromisos profesionales, valorando el éxito del documental, que ha vuelto a las salas tras su nominación, y el auge del género en este extraño año de pandemia en el que varios títulos han conseguido salir del nicho de los premios de su categoría.

 

¿Por qué un documental sobre Francisco Umbral ahora?

Alberto Ortega: La idea de hacer Anatomia de un dandy surge de manera bastante natural. Es fácil ver que detrás de la figura de Francisco Umbral hay una gran historia, con todos los ingredientes de cualquier ficción tiene pero en la vida real. Fue increíble el tirar del hilo y encontrar grandes tesoros. Tuvimos acceso a su casa en la «dacha de Majadahonda«, a fotografías, al diario del personaje…

También con la suerte de que la mayor parte de las personas que lo conocieron siguen con vida…

Charlie Arnaiz: Bueno, mucha gente contemporánea de Umbral ya ha muerto e incluso hubo quien declinó participar en la película. Estamos hablando de un personaje que ganaba bastantes enemigos. Pero estamos muy contentos porque los protagonistas de la película son un fiel reflejo del universo umbraliano. Desde actrices que compartieron platós de televisión con él, como Victoria Vera, o periodistas de su época, como Raúl del Pozo o Rosa Montero, hasta también la nueva generación de periodista, como Manuel Jabois o David Gistau que se consideraban sus discípulos.

Después de haber hecho el documental, ¿habéis llegado a una respuesta satisfactoria a la pregunta que se hace la película sobre quién era Francisco Umbral?

A. O.: Pues no sé si al 100%. Realmente solo hay una persona que conoció al auténtico Umbral y es María España, su viuda. Pero creo que el documental sí te ayuda a entender por qué el personaje fue como fue. En mi opinión solo hay un parte de la película en la que podemos reconocer a un Umbral auténtico y al mismo tiempo desconocido. Es la de la cinta que descubrimos en la que se le puede oír a hablando con su hijo Pincho cuando tenía 3 ó 4 años. Ni siquiera se entiende que es Francisco Umbral, por el cambio incluso de tono de voz. Deja a un lado su habitual tono engolado, aparta al personaje. Creo que es el único rayo de luz sobre el auténtico Umbral que se ve en todo el documental.



¿Creéis que a él le gustaría el documental?

C. A.: Es una pregunta muy difícil. Si bien es cierto que hemos tratado de hacer una película desde el punto de vista del rigor y del respeto hacia el personaje, sin obviar la parte más negativa del mismo, es verdad que él estuvo durante toda su vida ocultando datos y sin mostrar una parte de su propia biografía. Que hablemos de quién fue su padre, de su relación con su madre o que vayamos más allá de lo que dejó por escrito en sus libros… pues no sé si le habría hecho demasiada gracia.

La película es también una crónica de la Transición de alguna manera. ¿Entender a Umbral sirve para entender la Transición?

A.O.: Para entender bien al personaje hay que entender la historia de España, y viceversa. Va de la mano, sobre todo de la historia de Madrid. Pero una de las cosas que más nos gusta del documental es ver a esa España de la que ya queda tan poco. Esos locales que ya han cerrado. Esa sociedad postfranquista de liberación y explosión cultural. A mi me habría encantado vivir con la edad que tengo ahora esa España. Creo que es uno de esos grandes tesoros que guarda el documental, poder vivirla con los ojos del escritor. Pero entender la España de aquel entonces es imprescindible para la biografía de cualquier personaje público de la época, no solo de Umbral.

anatomia-de-un-dandy-umbral-cine-con-ñ

Habéis dirigido un documental sobre la poesía de Luis García Montero, otro sobre la carrera de Ramoncín, un biopic de Labordeta… ¿qué diferencia hay entre retratar la carrera de un autor que aún vive y otro fallecido como Umbral?

C.A.: Hay bastante diferencia. Porque sí que es verdad que cuando comienzas un proyecto de perfil biográfico, como es Anatomía de un dandy, lo lógico es que la familia o los herederos, si es que ha fallecido, siempre quieran que hagas un documental lo más amable posible del personaje, ¿no? En ese sentido nosotros hemos tenido bastante suerte a lo largo de nuestra trayectoria. En casi todos los casos hemos tenido acceso a material de archivo inédito y la libertad para hacer lo que hemos querido. En el caso de Anatomía de un dandy hemos tenido una suerte tremenda porque María España y la Fundación Umbral no nos pusieron ningún tipo de pero. Ella vio la película ya en su versión final y se quedó encantada a pesar de que en algunos momentos no es una cinta muy amable con el propio Umbral… porque el propio Umbral se presentaba a si mismo de forma poco amable en sus entrevistas y en los platós de televisión. Eso es uno de los éxitos del documental.

En común con el documental de Labordeta diría que evitando mitificar al personaje no dejáis de tratarlo con cierta ternura.

A.O.: Para hacer llegar una historia al espectador tiene que sentir que le están contando la verdad. Y todas las personas tenemos una parte buena y otra mala. E incluso un personaje que se ha presentado en público a veces casi como un villano, como es Francisco Umbral, también tiene esa parte buena. Igual que Labordeta costaría que alguien dijese algo mínimamente malo sobre él. De hecho la palabra que más usaban durante las entrevistan era «bonhmía». Con Umbral todo el mundo coincidía en que era una persona con sus luces y con sus sombras, pero sería injusto no contar esa parte buena que él también tenía. Una de las cosas que llegamos a plantearnos en su día fue si incluíamos la famosa anécdota de «he venido aquí a hablar de mi libro». Era algo que todo el mundo conocía y tal. Había que contarla, para bien o para mal.

Parece que 2020 ha sido el año de los documentales con hitos tanto de público como de crítica, ¿creeis que demuestra que hay un espacio para el formato que normalmente no se le da?

C. A: Eso es consecuencia también de la manera en que están cambiando los hábitos consumo. Tenemos acceso a muchas plataformas con contenidos diferentes. Hasta hace unos años el género documental se veía como minoritario y muy ligado al cine de autor. Los profesionales y las plataformas estamos intentando demostrar que existe otro tipo de documental. Que el contenido de divulgación cultural no está reñido con el entretenimiento y puede ser una montaña rusa de emociones que te lleve del llanto a la risa. Es un momento de mezcla de géneros y es muy interesante como se usa la ficción dentro de los documentales y viceversa. Las nominaciones de este año así lo reflejan, con obras del género colándose en otras categorías. Es bueno porque los espectadores están empezando a darse cuenta de que el documental es mucho más que lo que ellos pensaban.

Después de García Montero, Ramoncín, Labordeta y Umbral… ¿quién es el siguiente?

A.O.: Pues… estamos ahora mismo con un par de proyectos documentales muy inteesantes, aunque n podemos contarlo aún. Uno de ellos sigue un poco en esa línea pero también estams intentando contar algo un poquito más alejado de lo que es el biopic. Próximamente lo haremos público y creemos que es una historia que se va a agradecer que sea contada.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Menú