ReportajesCine clásico

Un catálogo para los nombres que combatieron la censura

La Filmoteca Española presenta ‘Catálogo de cine español. Largometrajes 1951-1960’, de los investigadores Alicia Potes y Ramón Rubio.

Un catálogo para los nombres que combatieron la censura 1

Este jueves 4 de febrero se presenta en el Cine Doré, sede de la Filmoteca Española, Catálogo de cine español. Largometrajes 1951-1960, de los investigadores Alicia Potes y Ramón Rubio. Un acto en el que además se proyectará La venganza, la cinta de Juan Antonio Bardem de 1958.



Ramón Rubio, responsable de Recuperación de Filmoteca Española, cuenta a Cine con Ñ que «lo que me interesaba era destacar los elementos más objetivos. Se trata de una Historia de España a través del cine, sí, pero yo no quería meter ningún análisis crítico o interpretar, sino que constase la trayectoria de los profesionales en datos: como tal persona empezó de meritorio, luego de ayudante, aquí de director».

Según la propia Filmoteca «este catálogo recopila las obras cinematográficas de larga duración del periodo 1951-1960, producidas con participación de empresas españolas, y ha sido elaborado con el objetivo de ser una guía para historiadores, académicos, críticos, programadores, hispanistas y estudiosos de la cultura española del siglo XX en general.

 

Un catálogo para ayudar a los críticosUn catálogo para los nombres que combatieron la censura 2

Fotograma de ‘Las aventuras de Joselito en América’.

Para Rubio el Catálogo debe servir «como ayuda a quien quiera hacer un estudio crítico, pero no como un estudio crítico en sí mismo. Nos daremos por satisfechos si sirve para reivindicar el trabajo de muchos técnicos que han contribuido a la historia del audiovisual español y sus nombres se han ido perdiendo».



Como representativo del periodo 1951-60 los autores destacan como los rodajes de largometrajes prácticamente se doblan respecto a la década anterior, llegando a las 691 películas. Empiezan las coproducciones, aunque su boom llegaría en el periodo 1961-70. «Nuestra labor es la contraria de la crítica, pero el catálogo debe servir como herramienta para ella», resume el estudioso.

Rubio también explica esta evolución en las producciones porque en los 50 se produce «el desembarco norteamericano». En los 40 «el cine es aún muy dependiente del apoyo estatal, pero diez años después lo que se hacen son un mínimo de películas españolas con las que obtener licencias de distribución que luego se ‘vendiesen’ a las distribuidoras de EEUU y así estas se saltaban el cupo de estrenos que les imponía el Franquismo».

Esta «picaresca» se daba hasta en el caso de directores que firmaban obras en las que no habían participado. «Hemos podido aclarar casos como el de Antonio del Amo, que constaba como cordirector de Las aventuras de Joselito en América. Él mismo en su momento advirtió que lo hizo solo para que la película constante como de dirección española y tuviese mejor distribución que si fuese solo mexicana, pero que el director de verdad fue René Cardona en solitario».

 

Un catálogo… de lucha contra la censuraUn catálogo para los nombres que combatieron la censura 3

Es la década de Rafael Gil, José Luis Saénz de Heredia o Edgar Neville. También los años en los que empieza a destacar con una voz propia un tal Fernando Ferán Gómez y en la que se consagra Juan Antonio Bardem. Al mismo tiempo, estos directores conviven con veteranos supervivientes del mudo: José Buch o Florián Rey, que siguen en la brecha.

Es, sobre todo, una época de «lucha contra la censura». Por ejemplo, en la versión de 1954 de Todo es posible en Granada, dirigida por Saénz de Heredia y con Paco Rabal como galán, se cortó el beso final entre los protagonistas. O Entierro de un funcionario en primavera, de José María Zabalza y con Tony Leblanc, «que fue cortada y remontada entera».

Rubio presume de un trabajo de arqueología «en el que hemos podido rescatar 200 fotos de secundarios y donde todas las películas excepto 16 están con sus argumentos literales comprobados, no resúmenes de prensa o fichas que a veces se inventaban los detalles porque se escribían en base a fotos y poco más».

Este es el cuarto volumen de una serie de trabajos publicados por Filmoteca Española, iniciados con el Catálogo del cine español. Películas de ficción: 1921-1930. Volumen F2 (publicado en 1993) de Palmira González y Joaquín Cánovas; continuado con el Catálogo del cine español. Películas de ficción: 1941-1950. Volumen 4 (publicado en 1998) de Ángel Luis Hueso; y por último con el Catálogo del cine español. Films de ficción: 1931-1940. Volumen F3 (publicado en 2009) de Juan B. Heinink y Alfonso Vallejo. Actualmente, los autores del primero de esos volúmenes, el de los años 20, se encuentran revisando y actualizando la obra con la idea de poder ofrecer su consulta en línea a través de la página web de Filmoteca Española en un futuro próximo.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

Menú