ListasPor artista

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta

Exagerado, bufonesco, incorrecto y brutal. El director catalán ha rodado algunas de las escenas más tórridas del cine español reciente. Nos atrevemos a recomendar parte de su filmografía.

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta 1

Juan José Bigas Luna habría cumplido hoy nada menos que 75 años. El mítico cineasta catalán nos dejó en 2013 con proyectos a medias y las mismas ganas de rodar de siempre. Detrás de él dejó una extensa filmografía que empezaba un año después de la muerte de Franco y acababa en el del Mundial de Sudáfrica. Quizás suene frívolo contarlo así, pero si le añadimos a un par de actores sudorosos, Manolo el del Bombo, un triángulo amoroso con relaciones de poder poco claras y una gitana encima del televisor, todo encaja.

Al maestro Bigas se le perdonan hasta tropezones al actualizar sus propios tropos como Yo soy la Juani (2006) porque fue la película que descubrió a Verónica Echegui. Fue el director del erotismo cañí sin redención, del explotation del astracán ibérico, que se recreó en lo peorcito de los tópicos patrios y los convirtió en horteridad estetizada. Fue un director de los 90 ya en los 80 por el que no pasan los años en los 2020.

Así pues, nos atrevemos a recomendar cinco películas del barcelonés que ver colocándose bien el pantalón o incluso sin él. Cinco cintas que dejan las series de Vancouver por tiernas comedias románticas. Películas en las que Javier Bardem, Ángela Molina, Penélope Cruz, Leonor Watling o Jordi Mollá lo dan todo y lo de más allá. Porque hasta para sexualizar hay que saber, y nadie sabía mejor que Bigas Luna.

LOLA (1986)

Bigas Luna

Ángela Molina protagonizó el eterno triángulo amoroso de Bigas Luna y del cine de muchas épocas, con un amor destructivo y otro que otorga estabilidad. La sordidez se da la mano con una estética muy cuidada en su grandilocuencia y una Molina que se deja la vida en el papel justo en su etapa de mayor popularidad como actriz. Director e intérprete hablarían siempre maravillas la una del otro y el uno de la otra, pero no volverían a trabajar juntos, hasta el punto de que ella rechazó el papel protagonista de Las edades de Lulú por no querer enfrentarse de nuevo a la intensidad de los rodajes del catalán. La cinta tiene también la curiosidad de ser el debut cinematográfico de una jovencísima Ariadna Gil, en la tradición de Bigas de descubrir a futuros grandes talentos de nuestro cine.

Puedes ver Lola completa online aquí

LAS EDADES DE LULÚ (1990)

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta 2

El mundo se enteró tarde de que Javier Bardem hacía muy bien de hijo de puta, porque España lo sabía desde la adaptación de la novela de Almudena Grandes. Probablemente infilmable hoy en día con todos sus tics noventeros y herencias de la Transición y la Movida. Su patologización y exotización de lo LGTBI, sus relaciones de poder turbias tan caras al director, su feminismo de baratillo expresado solo a través del sexo… Y aún así, la película no pierde su magnetismo, ni su capacidad de ser reivindicada como un proceso de empoderamiento y autodescubrimiento de la protagonista, en este caso con la cara de una Francesca Neri que se unía al recurrente gusto de Bigas Luna por recurrir a intérpretes extranjeros -con doblajes al castellano neutro más habituales en otras épocas que hoy chocan bastante-.

Puedes ver Las edades de Lulú completa online aquí.

JAMÓN, JAMÓN (1992)

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta 3

Sabemos que la gran obra maestra del astracán ibérico dirigida por Bigas y con Javier Bardem es Huevos de oro, la cinta que se atrevió con la cultura del pelotazo cuando esta se encontraba en su cénit. Pero, ¿quién se resiste a dos fornidos y sudorosos donceles peleando A JAMONAZO LIMPIO? Por favor, que uno se acostumbra a estas cosas y luego se le olvida lo extraordinario. Como un capricho de Goya, pero con pata negra.

La poesía kistch intrínseca en tan bella imagen puede ser destruida si se comete la vulgaridad de seguir explicándola. La estetización de lo hortera marca de la casa de Bigas Lunas llega en esta película a su cúlmen, aunque temática su prima-hermana de los huevos la supere. Y aparte, Bardem y Penélope Cruz, recién salidos del cascarón, en un espectáculo de cosificación erótico-festivo como para hacer sonrojarse al más cafre de los productores de la actual HBO.

Puedes ver Jamón, jamón completa online aquí.

LA CAMARERA DEL TITANIC (1997)

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta 4

Un charlatán explicándole todo sus trucos al respetable, eso es La camarera del Titanic. En toda la película no hay ni un solo polvo que de verdad ocurra. Incluso la presunta relación de poder del jefe sobre la mujer del protagonista es inventada. Todo el mundo es virginal en una película que, de últimas, tampoco tiene ninguna escena que se pueda considerar erótica per se. Es una película de fantasías en la que un pobre pringao se va viniendo arriba hasta convertirse en el mejor vendedor de burras de Europa Occidental. Es poesía.

Y aparte, cosa rara en Bigas Luna, es bonita de ver. No chillona. No estética. No hortera. No excesiva. Bonita, armoniosa, bella. Quizás por eso el chico y la chica Bigas sean Olivier Martínez y Aitana Sánchez-Gijón, con sus rasgos armoniosos y su sobrenatural resistencia al envejecimiento. Ella repetiría en Volavérunt, que erotiza una novela mucho más sórdida y retorcida en su concepción -Bigas suavizando el material original, ¿qué está pasando?- y es la otra película de época y «bonita» del maestro.

SON DE MAR (2001)

5 películas de Bigas Luna para ver con la mano en la bragueta 5

Casi un remake de Lola, solo que aquí los papeles de el amante «bueno» y el amante «malo» se intercambian y existe una crítica social y de clase más propia del Bigas Luna de los primeros 90 y gracias a un guión que es nada menos que Rafael Azcona adaptando una novela de Manuel Vicent. Jordi Mollá y Leonor Watling son explotados sin piedad por la cámara en un cuento un poco anacrónico en el que las escenas de exceso sexual acaban siendo más incómodas que otra cosa. Fue, quizás, su última más pregunta, aunque en adelante, con la mencionada Juani y la futura DiDi en Hollywood se dedicaría a hablar del desclasamiento y el arribismo desde un punto de visto igual de sórdido pero algo más amable con sus personajes y el espectador.

Puedes ver Son de mar completa online aquí.

Menú