1. Noticias
  2. Festivales
  3. ’21 paraíso’: ¿Es más escandalosa una mentira o una masturbación?

’21 paraíso’: ¿Es más escandalosa una mentira o una masturbación?

Tras estrenarse en Sevilla llega a Tallín la ópera prima de Néstor Ruiz Medina, una historia en 21 planos secuencias cuyo guión fue construyendo junto a los intérpretes María Lázaro y Fernando Barona

21 Paraíso

21 paraíso es la historia de Julia y Mateo, una joven pareja que se instala en una granja en la provincia de Cádiz y vive la vida conectada con la naturaleza que siempre soñaron… pero que financian grabándose vídeos de contenido pornográfico que suben a la plataforma Only fans. Construida a través de 21 planos secuencias, los mismos que dan título al film, los intérpretes protagonistas, María Lázaro y Fernando Barona aparecen acreditados al guión junto al director Néstor Medina Ruiz debido a que, más que escribir el guión, lo improvisaron a partir del esqueleto de las situaciones que querían reflejar.

A concurso en Las Nuevas Olas del Festival de Sevilla, se trata de la ópera prima de Medina Ruiz, que fue nominado al Goya por su cortometraje Baraka (2016), que ahora llega al Festival de Tallín, donde competirá en la sección ‘Rebeldes con causa’ -junto a otras española, La mesita del comedor, de Caye Casa-. Producida por Enrique F. Guzmán, para Mono con Pistolas Films junto con Cinnamon Factory y American Road Films, a pesar de lo que parece anunciar la sinopsis, es una película en la que apenas se ven escenas de sexo, y a que a su estructura y rodaje ya complicados añade estar grabada en celuloide y en 4:3.

El productor, el director y la actriz protagonista nos atendieron durante el certamen sevillano, antes de su estreno absoluto, reflexionando sobre la construcción de la intimidad en la época de las redes sociales y algunas de las reacciones que ya han recibido. «Hay gente que se tuvo que salir o la tuvo que parar por sentirse incómoda, sobre todo por la escena en la que se ve una masturbación. Nos han dicho ‘yo, que me considero una persona joven, abierta al sexo, moderna, me he preguntado por qué me siento incómoda con esto’. Está bien si la película sirve para eso», comenta María Lázaro.

21 paraíso, una peli con poco sexo

'21 paraíso': ¿Es más escandalosa una mentira o una masturbación? 1

Medina Ruiz explica que la decisión de rodar en celuloide la tomó junto a Marino Pardo, director de Fotografía del filme. «Buscábamos la honestidad con esta historia, y el celuloide, el grano, la forma de rodar incluso, nos daba esa sensación de volver a los inicios del cine y de cercanía». En los 21 planos secuencias «los rodamos sin apenas ensayarlos, repetimos muy pocas tomas y ninguna era igual, porque no tocábamos esos momentos, queríamos que cada fuese un momento vivo y único que el espectador viviese».

Barano, Medina y Lázaro convivieron durante tres meses construyendo a los personajes y su historia y montando el esquema de esa relación de desamor, desde el «paraíso» construido sobre la venta de la intimidad hasta la posterior ruptura. «El guión tiene 10 páginas. No tocábamos las escenas, lo que hicimos fue preparar totalmente el background de los personajes y en ensayos tocábamos los alrededores. Queríamos que se vivieran, que se rodasen de verdad», explica el director.

Lázaro añade que los procesos de guión «no han sido sentarnos los tres a escribir, sino conocer a estos personajes: quién es Julia y quién es Mateo, cómo es su relación. Yo convivía todo el tiempo con Fernando y hacíamos muchas cosas en personaje, como irnos por ahí a pasear o que él me cantaba todas las canciones como hace su personaje en la película… Creamos mucho más de 21 momentos, pero luego seleccionamos cuáles eran los más interesantes para comunicar la historia y los rodamos viviéndolo y que pasase lo que tenían que pasar».

21 paraíso y Dios en el de todos

'21 paraíso': ¿Es más escandalosa una mentira o una masturbación? 2
Néstor Ruiz Medina, director de 21 paraíso, en Sevilla – Lolo Vasco/Festival de Sevilla.

Esta descripción puede chocar con el visionado de 21 paraíso, donde algunos de los planos secuencias son muy sencillos pero otros tienen una gran complejidad técnica en la que es obvio que los intérpretes trabajaban con marca. La cuadratura del círculo: se ensayaban técnicamente, sin decir texto o hablando de cualquier cosa, se interiorizaba la duración, y luego ya se grababa la situación planteada. «Sí que había planificación, obviamente», aclara Medina. «En la escena en el restaurante eran clientes de verdad, no extras, pero les dimes instrucciones, que no mirasen a cámara, etc. Ha sido una estructura muy libre, pero también muy controlada, sino es imposible sacar un plano secuencia de ocho minutos».

Un contraste que está también en la propia trama, donde dos personajes que abogan por el contacto con la naturaleza viven de crearse identidades falsas, en la que ella incluso puede ser sustituida por una actriz cambiando pelucas o él responde a los fans asumiendo la identidad de ‘Ginger Judy’. «Nos parecía un reflejo de la vida, unir estas cosas tan opuestas», comenta el director. Lázaro añade la paradoja de Only Fans, sobre la que existe un prejuicio social «cuando también es pornografía contar cosas de la intimidad hasta el punto que se ve en redes, y esa nos parece peor solo por el contenido sexual»..

Así, 21 paraíso juega en ese límite, con un metraje sexual más escaso del que parece que va a tener en sus primeros compases, escenas de extrema frialdad y, por ejemplo, una cuenta de Only fans que se creó la propia actriz para investigar y que luego ha servido como la ficticia de la pareja dentro de la película. «El sexo es el marco, pero realmente es ver a dos seres humanos en una relación y cómo la viven. Cada persona está reaccionando de una manera a cómo es el final y eso está bien, porque la película te dirá una cosa diferente según quién tú seas y lo que hayas vivido», concluye la actriz.

Imágenes: 21 paraíso – Begin Again

Menú