Suscríbete Iniciar sesión

SEMBRANDO SUEÑOS

13 febrero 08:00 17:00

SEMBRANDO SUEÑOS

Dirección: Alfonso Sánchez

Guión: Ana Graciani

Fotografía: Elisa Moreno

Música: Pablo Cervantes

Productora: Enciende Televisión

Sinopsis

Serafín y Joaquín Álvarez Quintero crearon escuela, mostraron algunos de los aspectos más importantes de una sociedad que cambiaba de manera vertiginosa en la primera mitad del siglo XX y llenaron teatros a lo largo y ancho de toda la geografía nacional. Etquetados en el tiempo como teatro costumbrista y antcuado es el momento de poner en valor su talento como poetas, narradores, periodistas, pero sobre todo dramaturgos.

Lo que tienes que saber

Documental sobre los hermanos Álvarez Quintero, dos símbolos de la cultura andaluza que son recogidos en este documental que dirige el actor y director Alfonso Sánchez (El mundo es nuestro). La película se estrena en un pase especial en el Cine Cervantes de Sevilla el día 15 de febrero.

Tráiler

Etiquetas:

Carmen Machi protagoniza la serie ‘Celeste’, un ‘thriller’ sobre Hacienda: «Como ‘Zodiac’ pero con el IRPF»

Carmen Machi encabezará el reparto de Celeste, la serie sobre una inspectora de Hacienda creada por Diego San José (Vota Juan, Vamos Juan y Venga Juan) para Movistar Plus+. La popular actriz interpretará a Sara Santano, una inspectora a quien le ofrecen su caso más importante cuando estaba a punto de firmar su prejubilación: la evasión fiscal de una popular cantante, Celeste. Además, se ha desvelado que la dirección estará en manos de Elena Trapé (Els encantats) y que la serie se estrenará este mismo 2024.

San José, coguionista habitual de las películas de Borja Cobeaga, «ficha» por Movistar Plus+ con su nuevo proyecto, una historia que surgió, según ha dicho el guionista, «del reto de levantar un thriller vertiginoso alrededor del personaje más gris que se me puede ocurrir: una inspectora de Hacienda de sesenta años que vive sola y que no tiene ninguna habilidad especial». El guionista será también productor ejecutivo desde The Mediapro Studio (junto a Laura Fernández Espeso, Javier Méndez y Alejandro Flórez).

Para Carmen Machi, meterse en la piel de un ser gris y mohíno como Sara Santano “ha sido un regalo inmenso«. «Cuando Diego me llamó para decirme que había escrito algo pensando en mí, me emocioné muchísimo. Ha creado un personaje repleto de silencios y con mucho tomate, al que además rodea un casting fantástico. Cuando Diego me contó de qué iba la historia me partía de la risa, aunque hay que aclarar que no es una comedia», ha asegurado la actriz.

La plataforma de Telefónica continúa así con su política de fichajes estrella, que tan buenos réditos le está dando este 2023 pero que viene desde los comienzos de su producción propia. En este caso, una nueva incorporación en el apartado de comedia, donde el año que viene está previsto que sea lo nuevo de los hermanos Laura y Alberto Caballero (Aquí no hay quien viva, Machos Alfa), Muertos SA, y Andrés Duprat, Mariano Cohn y Gastón Duprat (Nada, Competencia Oficial), Bellas Artes.

Para San José será una nueva incursión en la comedia a partir de temas de actualidad, como se pueden considerar de una forma u otra sus trabajos con Borja Cobeaga acerca del conflicto vasco, como Fe de etarras, o la trilogía de Juan Carrasco. En este caso, aunque no se señalé directamente, la coprotagonista o antagonista que da nombre a la serie, Celeste, remite claramente al caso de la cantante Shakira.

«Celeste trata de ser una persecución al límite dentro del universo gris y deprimente de la Agencia Tributaria. Es como ‘Zodiac’ pero con el IRPF», ha dicho San José. El guionista también señala que «ha sido fundamental contar como aliado con Movistar Plus+, quienes entraron en el proyecto desde que les presentamos la idea de la serie y con cuyo equipo estamos deseando comenzar a trabajar».

Coproducida por Movistar Plus+(Fran Araújo) junto a 100 Balas (The Mediapro Studio), el resto del equipo de Celeste está compuesto por Daniel Castro, Oriol Puig y el propio San José al guión. Por otro lado, Álex García Martínez trabajará en la serie como director de fotografía.

Celeste es la gran estrella de la música latina. Sus canciones son un fenómeno mundial. Sus conciertos llenan estadios. Tiene su propio perfume, su propia marca de lencería y una melena kilométrica que promociona su propio champú. Pero esta serie no trata sobre ella. La verdadera protagonista de ‘Celeste’ es Sara Santano, una inspectora de hacienda que ha dedicado toda su vida a la recaudación de impuestos. Eso es lo único que ha hecho desde que se sacó las oposiciones siendo una veinteañera hasta hoy que, después de más de treinta años entregados a la Agencia Tributaria, ha llegado el momento de prejubilarse.

O eso creía ella. Porque el último día recibe el encargo más importante de su carrera: demostrar que Celeste, la gran estrella latina, reside en España y tiene que pagar aquí sus impuestos. Una misión de la que dependen veinte millones de euros para las arcas españolas. Para ello, Sara tendrá que aparcar su vida para recorrer la de Celeste y demostrar que pasó aquí 184 días. La mitad del año más uno.

Etiquetas: , , , ,

La vida cotidiana en las cárceles españolas en la serie documental ‘Muros’

Muros es un documental de Movistar Plus+ que se ha grabado desde cuatro centros penitenciarios en España, cuatro cárceles en las que las cámaras han podido seguir el día a día de 10 presos y presas con un acceso poco habitual. Producido por Buendía Estudios y dirigido por David Miralles, se estrenará en la plataforma de Telefónica próximamente.

Las cámaras de Muros han entrado en los centros de Madrid I Mujeres (Alcalá Meco)Teixeiro (La Coruña), Madrid V (Soto del Real) y El Acebuche (Almería) gracias a la colaboración de Instituciones Penitenciarias para seguir durante meses a estas diez personas con la mínima intervención y presencia del equipo de rodaje.

Movistar presenta Muros como «un retrato nunca visto de la vida en prisión, una realidad aislada del resto del mundo que se revela tremendamente humana. Es un relato documental donde las personas condenadas en prisión tienen la palabra. Son personas con sus miedos, sus luces y sombras, su soledad, su capacidad de supervivencia y sus esperanzas».

En España hay 55.000 personas recluidas en cárceles. 55.000 «historias que se quedan dentro de las paredes y rejas de estos centros penitenciarios, evitados y olvidados por todos». Con un «acceso inédito hasta ahora en el audiovisual en España», Muros entra en cuatro de estos presidios para «conocer de primera mano una decena de estas historias». Son las vidas de Diego, Cata, Culopato, Medhi, Mari, Eugenio, Feli, Bárbara, Isidoro y Yago. Y de sus familiares. Y de sus compañeros de celda, de patio, de taller…

La serie ha sido  creada y dirigida por David Miralles (G.E.O.. Más allá del límite), y cuenta con producción ejecutiva de Jorge Ortiz de Landázuri, Marijo Larrañaga, Jorge Pérez Vega y y el propio director. Oscar González M-Moro se ha encargado de la dirección de producción, Maite Ojer ha sido la jefa de producción, Rigel Pomares es el director de fotografía, Elena Castroviejo y Javier Frutos han sido los montadores, la música ha corrido a cargo de Laro Basterrecha, el sonido de Juan Pedro Sánchez y la investigación de Anais Berdié y Gato Turiel.

Miralles ha dicho ha reflexionado como «en los tiempos que corren, parece que las palabras pierden su verdadero significado y se emplean con ligereza, convirtiéndose a veces en meros eslóganes vacíos. Libertad, qué concepto tan complejo. ¿Qué es la libertad? ¿Qué implica perderla? Nuestros protagonistas quizás perdieron la libertad mucho antes de entrar por primera vez en la cárcel».

El director se ha preguntado «¿cómo llegaron hasta aquí?». Y comenta que ha intentado acercarse a sus vidas «desprovisto de prejuicios, buscando un acercamiento íntimo y personal. Sus historias son conmovedoras y, a veces, incluso teñidas de un inesperado sentido del humor. Hemos intentado hacer una serie documental con un lenguaje sencillo y directo, sin artificios ni adornos innecesarios, que esperamos que no deje indiferente a nadie».

Cuatro episodios, cuatro meses en la vida de presos y presas de cuatro cárceles españolas. Con un acceso total, hasta ahora inédito, la serie ‘Muros’ sigue las vidas de diferentes internos en las distintas etapas de cumplimiento de sus condenas. Durante cuatro meses en sus vidas se mezclan los conflictos nacidos del propio encierro con las noticias que les llegan a cuentagotas del exterior. Ahí, en el exterior, la serie accede también a las familias, los abogados, porque los tentáculos de la vida no entienden de muros.

Etiquetas: , , , ,

Buscando a Coque: Matar al ídolo de la comedia romántica

En Buscando a Coque nos encontramos con la historia de una pareja con 17 años a sus espaldas, la de César (Hugo Silva) y Teresa (Alexandra Jiménez). Una cover en el Retiro desvela un terrible secreto: Teresa le acaba de ser infiel a César, y lo peor es que lo ha sido con su ídolo musical: Coque Malla (él mismo). Ante esta traumática revelación, César decide viajar hasta Estados Unidos para hablar con Coque de lo que ha pasado. Juntos, Teresa y César empiezan a darle vueltas a lo ocurrido.

Teresa Bellón y César F. Calvillo recogen la misma idea de su corto Cariño, me he follado a Bunbury (2016) — con más de un millón y medio de visitas en YouTube— y la adaptan al gran formato, pero esta vez con Malla como ídolo desacralizado a lo bestia. Buscando a Coque parte de esta premisa original y plantea su propio concepto de comedia romántica para hablar de una pareja de las de toda la vida que entra en los 40 con una crisis inesperada.

<strong>Buscando a Coque</strong>: Matar al ídolo de la comedia romántica 2

Suscríbete y lee sin limitaciones

Mensual

2€

Primer mes

Después, 4,99€/mes

Suscríbete

Anual

45,99€

Primer año

Antes, 59,99€/año

Suscríbete

Etiquetas: , , , ,

La recreación de la famosa entrevista de ‘El caso Asunta’, con Candela Peña y Tristán Ulloa como Rosario Porto y Alfonso Basterra

Netflix ha presentado nuevas imágenes y ha puesto fecha de estreno a El caso Asunta, ficcionalización en formato miniserie del conocido caso criminal que acaba de cumplir 10 años. Protagonizada por Candela Peña como Rosario Porto y Tristán Ulloa como Alfonso Basterra, madre y padre de la niña Asunta Basterra, la serie se estrenará en la plataforma de streaming el próximo 26 de abril.

El de El caso Asunto es un nuevo giro a la moda de convertir en ficción un true crime. Es una estrategia que le está funcionando bien a la plataforma norteamericana, también en España: El cuerpo en llamas (2023) fue uno de sus originales de mayor éxito (con presencia en la temporada de premios), tratando el caso del llamado ‘crimen de la Guardia Urbana’, con Úrsula Corberó como Rosal Peral.

Javier Gutiérrez, Carlos Blanco, María León, Francesc Orella, Alicia Borrachero, Raúl Arévalo e Iris Whu, entre otros, completan el reparto de El caso Asunta. Bambú Producciones, que ya produjo la serie documental El caso Asunta: Operación Nenúfar (Elías León Siminiani, 2017), pone en marcha la versión en formato serie de ficción de lo sucedido.

Como forma de anunciar el estreno de la serie, Netflix ha publicado un primer adelanto de la serie, que recrea una entrevista televisiva a Porto y Basterra explicando el proceso de adopción de Asunta, una pieza audiovisual que acabaría en la televisión nacional tras desvelarse que eran los principales sospechosos del asesinato de su hija. Peña y Ulloa recrean parte del caso en este primer fragmento.

Ramón Campos, productor ejecutivo de El caso Asunta desde Bambú, asegura que afrontan este nuevo proyecto «con muchas ganas». Campos, productor y creador también de otras series para Netflix como El caso Alcàsser (2019) o Jaguar (2021), explica que esta ficción será una oportunidad de añadir nuevos elementos al relato de los hechos: «Durante el proceso de investigación del documental recopilamos mucho material que no pudimos incluir finalmente y que sí estará en la serie».

El caso Asunta serie Netflix Candela Peña Rosario Porto

El productor de la serie también destaca el pasado mayor, cuando se anunció la producción y el reparto, la participación de los dos protagonistas de la serie, que tendrán la complicada tarea de interpretar a los padres de la niña asesinada: «Estoy feliz de reencontrarme con Tristán Ulloa tras Fariña y de recibir en Bambú a Candela Peña, de cuyo trabajo soy fan desde hace muchos años».

La recreación de la famosa entrevista de 'El caso Asunta', con Candela Peña y Tristán Ulloa como Rosario Porto y Alfonso Basterra 3

Sinopsis de la serie

El 21 de septiembre de 2013 Rosario Porto y Alfonso Basterra denuncian la desaparición de su hija Asunta, cuyo cuerpo es encontrado horas después junto a una carretera a las afueras de Santiago de Compostela. La investigación policial pronto desvela indicios que apuntan a Rosario y Alfonso como posibles autores del crimen. La noticia conmociona a toda la ciudad e incluso al país. ¿Qué puede llevar a unos padres a acabar con la vida de su hija? ¿Qué se esconde detrás de esa fachada de familia perfecta? 

La recreación de la famosa entrevista de 'El caso Asunta', con Candela Peña y Tristán Ulloa como Rosario Porto y Alfonso Basterra 4
Etiquetas: , , ,

Cuatro conclusiones sobre ‘(P)Ícaro: El Pequeño Nicolás’, la serie que demuestra que España funciona de milagro

Se estrena este día 15 de febrero, resaca de San Valentín, (P)Ícaro: El Pequeño Nicolás, serie documental de tres episodios dedicada a la vida y milagros de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, Fran para los amigos y ‘El Pequeño Nicolás’ para la Policía y el acervo popular de las Españas. Parte del interés es que una de las fuentes del reportaje es José Manuel Villarejo, excomisario, empresario y detective privado implicado en docenas de turbios manejos de las llamadas ‘cloacas del Estado’ y en posesión de información sensible sobre gran parte de la élite política y empresarial de esta, nuestra comunidad. Y no se muerde la lengua, el notas.

Los creadores de la serie son Tomás Ocaña y Adolfo Moreno, es decir, el director y el guionista de Lucía en la telaraña (2021) y Operación Brooklyn (2023). Eso basta para que desde esta casa nos sentemos a ver un true crime, incluso uno potencialmente ‘telecinquero’ como este. Pero es que, al igual que las antes mencionadas, la serie documental sobre El Pequeño Nicolás sabe ir al meollo del tema que está tratando y trascender el morbillo, la anécdota o el politiqueo. Y además tiene un acceso a las fuentes exhaustivo y riguroso. Es decir, que no parece un true crime, y menos uno de Netflix.

Cuatro conclusiones sobre '(P)Ícaro: El Pequeño Nicolás', la serie que demuestra que España funciona de milagro 5

Suscríbete y lee sin limitaciones

Mensual

2€

Primer mes

Después, 4,99€/mes

Suscríbete

Anual

45,99€

Primer año

Antes, 59,99€/año

Suscríbete

Antes de meternos en harina, se lo adelantamos desde ya: (P)Ícaro: El Pequeño Nicolás no llega a ninguna conclusión cerrada, más allá de las condenas judiciales. Pero es que no se trata tanto del bueno de Fran como del sistema alrededor que le permitió existir. Así que aquí las cuatro conclusiones que extraemos una vez vista la miniserie:

La idea principal con la que uno se queda es que este país funciona porque no queda más remedio. Como en Lucía en la telaraña, Ocaña y Moreno acaban contándote la historia de un par de funcionarios, policías o periodistas más o menos honestos en mitad de una maraña de corruptos, caraduras, inútiles o, directamente, hijos de puta. Francisco Nicolás tuvo acceso hasta la cocina porque el común de los españolitos, pero sobre todo la gente que manda, da por sentado que vive en un chanchullo constante.

Al Pequeño Nicolás lo pillan porque quiere irse de comilona al club náutico de Ribadeo e impresionar a Jorge Cosmen, presidente de ALSA, con sus presuntos contactos con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la Casa Real. Pero Cosmen sí tenía contactos de verdad en ese entorno, da el aviso y lo empiezan a investigar. Por lo que se ve, el interfecto intentaba sacarle algo —dinero, información útil, un enchufe— por el mismo método de fingir que estaba muy bien conectado que le había funcionado en tantas ocasiones. El periodista Javier Ayuso, por entonces jefe de comunicación de Casa Real, bautiza como «el name-dropping refinado, el selfie-dropping«.

Cuatro conclusiones sobre '(P)Ícaro: El Pequeño Nicolás', la serie que demuestra que España funciona de milagro 6

Fran dice, con sonrisilla satisfecha: «Es como el póker, te pones las gafas y juegas la partida». Dado que vivimos en un sistema corrupto y en el que todo el mundo está acostumbrado a pelotear —el muy impresentable comenta que en las reuniones ponía los pies encima de la mesa porque así los demás asumían que mandaba mucho—, colaba. Y Nicolás, como perfecta representación de lo que es cierta derecha española, se llena la boca de «dar servicio España» mientras solo intenta trincar.

(P)Ícaro: El Pequeño Nicolás es una serie documental humorística, esto es así, aunque hable de cosas serias. Por alguna razón —la más probable, exhibicionismo, aparte de que lo que hayan cobrado—, la familia Gómez Iglesias ha cedido una serie de vídeos domésticos en los que se ve a Fran jugando a los policías, a los espías o a ser jefe de cosas, y que están montados con bastante maldad. Aparece su madre y se habla de su infancia, en La Prosperidad —barrio obrero de Madrid hoy gentrificado pero entonces normalito— pero escolarizado en un concertado de El Viso —suburbio colindante pero de alto nivel adquisitivo y repleto de familias bien—.

Así que no nos dicen nada, pero no los dicen todo. El culmen de la carrera de Fran, un adicto a la atención y un narcisista de manual, es conseguir que alguien, no está claro quién, alquile a su nombre y por motivos turbios un chalet en El Viso. Es decir, todo lo que lía es para poder mudarse a un casoplón como los de sus compañeros del concertado y así sentirse desclasado. Es la perfecta representación de la deriva social e ideológica de este país los últimos 25 ó 30 años y de como la ‘cultura del pelotazo’, en parte heredada del franquismo, para qué nos vamos a engañar, sigue presente.

Porque además este true crime es solo el siguiente paso lógico en la carrera mediática del personaje. Tras saltar su caso a los medios, se paseó por cualquier programa de entretenimiento posible soltando cosas que los pocos periodistas pata negra presentes sabían que eran mentiras o imbecilidades. Se metió en ‘Gran Hermano VIP’ —¡y se vistió de Superman a lo Ruiz Mateos!—, fundó un partido político de cartón piedra de esos que aparecen de vez en cuando y ahora sale en un true crime de Netflix y se ha metido en el negocio de los NFTs. Lo tiene todo, papi.

La conclusión de (P)Ícaro: El Pequeño Nicolás es que Fran sí que ejerció de espía, pero no en los grandes casos que él asegura, sino de forma mucho más cutre y sórdida, si cabe. Según Villarejo, era una baza para lo que llama «información de aluvión». Se llevaba de fiesta a los hijos de los ministros y los grandes empresarios y les sacaba cositas que habían escuchado en casa, o establecía contactos a los que comprar información por 200€ y las revendía por 2000€. La periodista de investigación del documental, Irene Dorta, aclara que fuentes de alto nivel más o menos confirman este punto.

Así que aparentemente este Antonio Alcántara 2.0, este futuro criptobro y juguete roto del desclasamiento que acumula condenas de cárcel por usurpación y cohecho, quiso subir a Primera y se la pegó. Por un lado por intentar impresionar a alguien demasiado bien conectado —Cosmen— y por otro por entorpecer la ‘Operación Cataluña’, ya que también trató de sacarle información sensible de los Pujol al exbanquero corrupto Javier de la Rosa, suponemos que para poder canjearla por algo más de 2000€. En ese sentido es un buen vendedor de coches usados, ya que en varios momentos de su entrevista deja caer que 30.000€ es «una cantidad ridícula».

El Pequeño Nicolás Netflix documental true crime

Si esto fuese ficción, Vllarejo sería el personaje robaescenas, ese secundario de lujo al que los guionistas sirven las mejores frases. No deja títere con cabeza. A Miguel Bernad, el abogado y cara visible de Manos Limpias, condenado por blanqueo y extorsión, lo llama «un robaperas con el que no iría ni a recoger higos». De la familia Pujol asegura que «por muy modernos que se crean, son unos catetos». Al fiscal de su caso lo llama «payaso». Así todo.

Si Villarejo elige salir en (P)Ícaro: El Pequeño Nicolas, sus razones tendrá. O sea, dos obvias son porque le han pagado y por quedarse a gusto poniendo de inútiles, peleles o malos investigadores a todos los responsables de su actual situación legal. Pero también va dejando pildoritas, avisos a navegantes. No lo verbaliza así, o igual lo han cortado porque era pasarse, pero viene a decir que si el chavalín este, que solo era un jeta, les ha vacilado y se la ha colado, imaginaos él, que tiene más mili que el cabo de Finisterre.

Probablemente esa serie documental no la veremos nunca, bien porque este hombre aparezca flotando en el Manzanares —que la broma, con cara muy seria, se la llega a hacer él mismo, igual por eso anda de gira también, para protegerse—, bien porque no le convenga. Una lástima, ya que sería más interesante que este sainete. Porque Villarejo es un tipo turbio en cuyo camino uno no querría cruzarse ni por casualidad, pero mucho peor es el sistema que lo ha estado utilizando para tapar sus miserias.

[/restricted] Etiquetas: , , , , , ,

La gala de los Goya, líder de audiencia: mejor cuota de pantalla, menos espectadores

Los Goya siguen siendo un evento televisivo de primer orden: un total de 2.359.000 espectadores siguieron de media el sábado la gala de los Premios Goya en La 1 de TVE, lo que se tradujo en un 23,5% de cuota de pantalla. Es un porcentaje de share que crece una décima respecto a la edición anterior, que acabó coronando a As bestas, aunque pierde por el camino algo más de 300.000 espectadores con respecto a su antecesora (2. 684. 000).

Las cifras de audiencia de los Goya 2024 confirman que la gran fiesta del cine español se mantiene fuerte a la hora de conectar con el público en televisión. A diferencia de la tendencia global de descenso de audiencia de las galas de premios audiovisuales, la ceremonia que organiza la Academia de Cine se mantiene robusta como un evento que interesa al público. Mantiene cifras de media de audiencia peores que los últimos 3 años, 2021 (2.482.000), 2022 (2. 777. 000) y 2023 (2. 684. 000), pero bate a todas ellas en share.

La entrega de los Goya 2024, que se celebró en la Feria de Valladolid, fue líder absoluta de su franja y reunió en algún momento de la noche a 6.645.000 espectadores. El minuto de oro (el más visto) se registró a las 23:29h, momento en el que convocó a 2.715.000 personas y tuvo un share del 23,3%. Según los datos de RTVE, Más de 6,6 millones de espectadores vieron la ceremonia en algún momento de su emisión. La gala sigue interesando al público.

Aumentó también considerablemente el seguimiento de la gala en RTVE Play, la plataforma de streaming de la pública. donde fue seguida por 129.306 espectadores, un 12% más que el año pasado y el mejor dato hasta la fecha. El programa previo con todos los detalles y la alfombra roja reunió a 1.029.000 espectadores y un 10% de cuota de media. El minuto más visto del directo se produjo al final de la gala, cuando Pedro Almodóvar entregó el Goya a mejor película.

Etiquetas: ,

‘La sociedad de la nieve’ arrasa en los Goya en la noche del #SeAcabó y la unidad del cine español

La sociedad de la nieve es ya la tercera película de la historia de los Goya con más premios, hasta 12. Juan Antonio Bayona por fin pudo recoger en la misma noche los premios a Mejor Película y Mejor Dirección, doblete que se le había resistido hasta ahora, y viajará a los Óscar con el respaldo de la Academia y de todo el cine español, que aplaudió su discurso emocionado reivindicando la industria y a sí mismo como parte de ella.

Fue una noche histórica, por muchos motivos, pero sobre todo por el protagonismo, previsible, del #SeAcabó. Javier Ambrossi, Javier Calvo y Ana Belén reivindicaron la diversidad de nuestro cine y nuestro país en una noche en la que se recogieron premios en casi todas las lenguas cooficiales y con todos los acentos del castellano, incluyendo muchos de América Latina.

Uno de los momentos clave fue el discurso de Susi Sánchez, vicepresidenta de la Academia de Cine, que subió al escenario acompañada de todas las mujeres de la Junta Directiva para entregar el Goya a Mejor Actriz Revelación. No solo por la condena a los abusos, «se den donde se den y vengan de quien vengan», también por el galardón a entregar, estableciendo una conexión evidente entre las profesionales del pasado, el presente y el futuro de nuestro cine.

Quizás porque no hay nada como que te vean desde fuera o que te creen un enemigo para unir, y con todos los matices, se respiró un espíritu de comunidad palpable en la gala celebrada en Valladolid, entre el discurso de Pedro Almodóvar, en el momento clave de la gala —antes de leer la ganadora a Mejor Película, solo él podía permitirse interrumpir ahí— para responder al político que acusaba de «señoritos» a los productores y el de Bayona para recordarnos que cuando viene se lo como «de otra liga», pero él está orgulloso de sentirse uno de los nuestros.

O de los nuestras, o de les nuestres. Ane Gabarain y Estibaliz Urresola, premiadas por 20.000 especies de abejas —esta última dos veces, Dirección Novel y Guión Original—, reivindicaron las identidades e infancias trans. Rigoberta Bandini, al recoger el premio el Goya a Mejor Canción por Yo solo quiero amor (Te estoy amando locamente), se lo dedicó a todas sus amigas y familiares a las que llamaron bolleras o maricones en el patio del recreo. Los Javis se acordaron del sofá de Todo sobre mi madre en su 25 aniversario y Antonia San Juan y Marisa Paredes parafrasearon aquel diálogo sobre comer pollas.

'La sociedad de la nieve' arrasa en los Goya en la noche del #SeAcabó y la unidad del cine español 7
Malena Alterio, al recoger su Goya a la Mejor Actriz Principal por ‘Que nadie duerma’. ©Academia de Cine

Es curioso, porque por segundo año consecutivo la Academia es academicista y premia a una película más convencional y dirigida por un hombre frente a una independiente y social dirigida por una mujer (As bestas frente a Alcarràs, La sociedad de la nieve frente a 20.000 especies de abejas), pero eso no resta protagonismo a ese otro cine español y esas otras identidades que no es que estén aquí para quedarse, es que siempre lo estuvieron y no van a desaparecer, ya que forman parte de la realidad.

La diversidad, además, fue de género, de número y de lo que hiciese falta. Robot Dreams, la otra nominada a los Óscar, remedó a Arrugas en 2011 y rompió la barrera de las categorías de Guión para la Animación recogiendo Pablo Berger el de Adaptado. El corto Aunque es de noche, de Guillermo García López, recordó la situación de la Cañada Real de Madrid, cuyos vecinos viven con este su cuarto invierno sin electricidad. Mabel Lozano, ganadora del premio a Mejor Corto Documental por Ava, denunció la explotación que sufren las mujeres prostituidas.

'La sociedad de la nieve' arrasa en los Goya en la noche del #SeAcabó y la unidad del cine español 8
Estibaliz Urresola Solaguren, protagonista por llevarse 2 Goya por ‘20.000 especies de abejas’. ©Academia de Cine

Es más. Malcolm Treviño-Sitté tuvo un pequeño momento de pedir oportunidades para los intérpretes de todas las razas y, si se nos permite la comparación, tuvo que ser Sigourney Weaver, Goya Internacional 2024, la que reivindicase a nuestros actores de doblaje, a través de la figura de María Luisa Solá, la que es su «voz española» desde Alien (1979). Solá no estuvo en gala, como tampoco Juan Mariné, el Goya de Honor, aunque este por motivos de edad y salud, ya que a sus 103 años prefirió recibir la estatuilla en una ceremonia íntima en la sede de la Academia hace unos días.

Por caber todo el mundo, cupo hasta José Luis Garci, que este año no ha estrenado película pero al que Fernando Méndez-Leite, presidente de la Academia, felicitó por sus 80 años de cine y tras el 40 aniversario en 2023 del Óscar de Volver a empezar. Aunque la que estaba de cumpleaños ayer, literalmente, era Claudia Pinto Emperador, directora de Mientras seas tú, a la que su equipo cantó el ‘cumpleaños feliz’ al recoger el Goya a Mejor Documental.

De aquel cine de autores clásicos, el de los viejos cowboys de medianoche, quedó el Goya a Mejor Actor de Reparto para José Coronado por Cerrar los ojos, el primero que se entregó en la noche. Sin Víctor Erice, ni en la gala ni como homenajeado en forma de premio. Los de interpretación estuvieron tan repartidos que fueron, de hecho, uno para cada película, aunque sin sorpresas en los principales, con David Verdaguer, por Saben aquell, y Malena Alterio, por Que nadie duerma, confirmando su favoritismo.

Por cierto que Verdaguer logró la cuadratura del círculo: que los dos autores citados en la noche de los Goya fueran Víctor Hugo (por Mabel Lozano) y el cómico Ignatius Farray. Sostiene el humorista canario, según comentó el actor catalán, que el humor es lo contrario del miedo. En una noche en la que Los Javis hablaron de cómo el cine los hizo soñar y conocerse mejor a sí mismos —hasta el punto de provocar la salida del armario de Ambrossi, lo contó tal cual—, estaría bien pensar que el cine también es lo contrario del miedo.

'La sociedad de la nieve' arrasa en los Goya en la noche del #SeAcabó y la unidad del cine español 9
David Verdaguer, el Goya a ‘Saben aquell’. ©Academia de Cine

Y que como dijo ‘Jota’ Bayona, el hombre que está nominado al Óscar pero lloraba de emoción con cada Goya que recogía alguien de su equipo y que puede rodar lo que quiera pero pidió más público y presupuesto para todos sus compañeros de profesión, si estamos juntos, todo es posible.

  • La sociedad de la nieve
  • Juan Antonio Bayona por La sociedad de la nieve
  • Estibaliz Urresola por 20.000 especies de abejas
  • Estibaliz Urresola por 20.000 especies de abejas
  • Pablo Berger por Robot Dreams
  • Michael Giacchino por La sociedad de la nieve
  • ‘Yo solo quiero amor’, de Rigoberta Bandini, en ‘Te estoy amando locamente
  • David Verdaguer por Saben aquell
  • Malena Alterio por Que nadie duerma
  • José Coronado por Cerrar los ojos
  • Ane Gabarain por 20.000 especies de abejas
  • Matías Recalt por La sociedad de la nieve
  • Janet Novás por O corno
  • Margarita Huguet por La sociedad de la nieve
  • Pedro Luque por La sociedad de la nieve
  • Andrés Gil y Jaume Martí por La sociedad de la nieve
  • Alain Bainée por La sociedad de la nieve
  • Julio Suárez por La sociedad de la nieve
  • Ana López-Puigcerver, Belén López-Puigcerver y Montse Ribé por La sociedad de la nieve
  • Jorge Adrados, Oriol Tarragó y Marc Orts por La sociedad de la nieve
  • Pau Costa, Félix Bergés y Laura Pedro por La sociedad de la nieve
  • Robot Dreams
  • Mientras seas tú
  • La memoria infinita
  • Anatomía de una caida
  • Aunque es de noche
  • Ava
  • To bird or not to bird
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Orlando, mi biografía política: Paul B. Preciado filma como piensa

En Orlando, mi biografía política, el escritor y filósofo Paul B. Preciado escribe y lee en voice over un texto a Virginia Woolf, autora de la novela Orlando. En esta carta, Preciado le cuenta a Woolf que su icónico personaje, aquel que cambiaba de sexo a mitad del libro, ha tomado una nueva vida en la mente y la vida del propio filósofo, pero también en la de otras personas trans y no binarias que se convierten en Orlando para contar su propia historia mientras adoptan su visión del mismo. El mundo es »orlandesco’, y esta película es la forma de contarle a la escritora cómo y por qué ha pasado todo esto.

Es difícil definir una película que es una negación en sí misma de las delimitaciones, pero se podría decir que la de Preciado es una carta fílmica. O un ensayo cinematográfico en formato epistolar. O una biografía en la que no ficción, ficción, literatura, activismo y cine se cruzan para contar la vida del autor queer español, pero también la de otras muchas personas trans o no binarias. O quizá, de fondo, sea un alegato político por una nueva representación audiovisual de estos sujetos. O todo eso y alguna cosa más.

La película, de producción francesa y autor español (por eso estamos aquí hablando de ella), viene pisando fuerte desde que se llevó ¡4! premios en la pasada Berlinale y ahora lo confirma en España vía selección en el Festival de San Sebastián (Zabaltegi-Tabakalera). ¿Está justificado el hype festivalero? Si me preguntan a mí, lo está: Orlando, mi biografía política es una película-manifiesto originalísima, muy fina en su discurso metacinematográfico, de un planteamiento tan delicado como punki. Tanto, que a veces el propio discurso se come a una obra que, hay que recordar, ha hecho un filósofo.

En esta película interpretaré a Orlando, de Virginia Woolf

<strong>Orlando, mi biografía política</strong>: Paul B. Preciado filma como piensa 10

Lo primero bueno que habría que decir de Orlando, mi biografía política es la elasticidad de su genial dispositivo de base: la carta a Woolf, la idea de la reapropiación del personaje Orlando y sus distintas versiones que discurren por la novela y sus vidas. Esta forma de plantear la película desde un inicio permite a Preciado lanzarse a lo grande a plantear sus puntos de vista, enlazados a sus teorías y desarrollo intelectual de conceptos como la subjetivación o la identidad, y aterrizarlos en vidas reales y metafílmicas que quieren vivir con naturalidad en sus propios términos.

En cuanto a la construcción de las imágenes y el sentido cinematográfico de la película, aunque más adelante plantearé algunas reservas, hay que decir también que va acorde con toda la construcción intelectual disidente de su director. Preciado se muestra sumamente respetuoso con las personas que aparecen en Orlando, mi biografía política, tanto que no parece que los cuerpos sean ‘captados’, sino que se colocan en cuadro de forma natural.

El uso de planos medios y equilibrados en Orlando, mi biografía política, con una fotografía clara y armoniosa, ayuda a adentrarse en una idea fundamental de la película: esta persona que ves es real, es así y no puede ser resignificada por cómo la mires y las ideas con las que cargues al hacerlo. A la cámara se le niega la posibilidad del retrato construido gracias una continua conversación mirando a cámara que quiere desactivar el posible juicio externo del espectador desde dentro.

Orlando, mi biografía política y el cine político

<strong>Orlando, mi biografía política</strong>: Paul B. Preciado filma como piensa 11

Es también cierto que el «filma como piensas» de Preciado provoca algún desajuste en las formas de la película y su manera de retransmitirse a sí misma. El filósofo está tan metido en comunicar sus ideas que a veces pierde el foco y todo el peso de su pensamiento se come a las imágenes de la película. Esto ocurre sobre todo en algunas secuencias sin construcción cinematográfica definidas, en las que la puesta en escena resulta más ocurrente que presente. Son, en parte, algunas de las dudas de planificación que plantea más detalladamente Aarón Rodríguez en EAM Cinema.

Son estas dudas las que nos hacen recordar que Paul B. Preciado no es un cineasta. Es un pensador, y por eso también Orlando, mi biografía política es tan especial, tan potente y tan generosa en su forma de acercarse a un asunto que va desde el cuerpo y sus transiciones hasta las infancias trans y no binarias. Todo para terminar pensando que sí, que se puede doblar el brazo al Imperio Binario y que se reconozca la identidad, total, indefinible, de estas personas que no van a dejar de ‘orlandizar’ su mundo. Y ahí, en la posibilidad de construir imágenes pensadas solo para cambiar nuestra realidad, la película nos devuelve al cine en su forma más política.



La puedes ver online en


Etiquetas: , ,