1. Noticias
  2. Proyectos
  3. ‘Como dios manda’, la comedia sobre un funcionario «conservador y algo machista» en el Ministerio de Igualdad

‘Como dios manda’, la comedia sobre un funcionario «conservador y algo machista» en el Ministerio de Igualdad

Paz Jiménez debuta como directora en cine con una comedia con el mensaje de que «no hay convivencia sin respeto»

como-dios-manda-pelicula-cine-con-n

Como dios manda es el primer largometraje de ficción como directora de Paz Jiménez. La película, que se está rodando entre Málaga y Sevilla, es una feel-good movie sobre un funcionario (Leo Harlem) que, tras un incidente en el Ministerio de Hacienda, es trasladado al Ministerio de Igualdad, donde las cosas serán muy diferentes para él. Maribel Salas, Stéphanie Magnin, Daniel Pérez Prada, Julián Villagrán, Santiago Ugalde, Pepin Tre y María Morales acompañan a Harlem en el reparto.

El filme pretende ser una comedia «divertida, fresca y optimista», pero también con mensaje social detrás. «Aunque tenga envoltorio de feel-good movie, supone para mí el poder comunicar un mensaje muy necesario en estos días en los que parece que todo el mundo se ofende por todo: la solución a muchos problemas de convivencia social está en el respeto. Una sociedad plural, diversa y respetuosa es una sociedad rica. Todos cabemos si no tratamos con respeto», ha declarado en sus notas la propia directora de la película.

Jiménez, que ha trabajado como ayudante dirección en películas como Toro o Un Gato, Un Chino y mi Padre y dirigiendo algunos capítulos de la serie de Canal Sur Brigada de fenómenos, espera que «el espectador se lo pase tan bien viendo esta película como nosotros haciéndola y que consigamos que cale nuestro mensaje de que no hay convivencia sin respeto«. La película está producida por Áralan Films, Atresmedia Cine y Como Dios Manda La Película A.I.E.. y su distribución la hará Warner Bros. Pictures España.

Sinopsis oficial de Como dios manda

Andres Cuadrado es un funcionario chapado a la antigua. Conservador y algo machista, se toma su trabajo en el Ministerio de Hacienda muy en serio. Se considera ante todo una persona “como dios manda” y, en consecuencia, da por sentado que todo responde a un orden natural, jerárquico e inamovible. Tras un desafortunado enfrentamiento con una compañera de trabajo, Andrés es sancionado y trasladado al Ministerio de Igualdad. Allí todo es totalmente nuevo para él: no hay sitios asignados, no hay horarios, y todo el mundo es vegano. Andrés tendrá que ponerse al día en muchas cosas para adecuarse a ese nuevo orden de las cosas.

Menú